Detuvieron a un sospechoso

TENSION EN ESTADOS UNIDOS TRAS UNA SERIE DE ATAQUES

En medio de máxima tensión y con un Manhattan lleno de policías, el único sospechoso de los ataques con explosivos del fin de semana en Nueva York y Nueva Jersey fue detenido ayer tras una persecución y un tiroteo, horas después de que la policía encontrara cinco bombas más e hiciera estallar una de ellas.
A sólo horas de que los líderes de los 193 Estados miembros de la ONU lleguen a la isla para participar de una nueva Asamblea General, la serie de explosiones y las bombas descubiertas en la región desataron tal alarma en Estados Unidos, que el presidente Barack Obama llamó a “no sucumbir al miedo”.
La seguidilla comenzó el sábado por la mañana cuando una bomba casera estalló en Seaside Park, en Nueva Jersey, en una zona donde más tarde debía comenzar una carrera para reunir fondos para los marines ex combatientes, en la que iban a participar unas 5.000 personas. Nadie resultó herido.
A la noche, en el corazón de Manhattan, en el coqueto barrio de Chelsea, la explosión de otra bomba hirió a 29 personas. Poco después, la policía encontró otro dispositivo explosivo a unas cuadras de allí y lo desactivó.
Esa misma noche, en una pequeña ciudad del norteño estado de Minnesota, un hombre acuchilló e hirió a ocho personas en un centro comercial, un ataque que en un principio pasó inadvertido hasta que la milicia Estado Islámico (EI) lo reivindicó.
Tras un domingo de altísima tensión, el alerta se incrementó cuando dos hombres encontraron el domingo a la noche una mochila con cinco dispositivos explosivos en un cesto de basura, cerca de la estación de tren de Elizabeth, en Nueva Jersey, según informó ayer la policía local, que llegó a explosionar uno de ellos con un robot.

Detenido.
En medio de esta serie de ataques y atentados fallidos, las policías de los dos estados empezaron a allanar locales y casas vinculadas, hasta que ayer encontraron y detuvieron en Linden, a Ahmad Khan Rahami, un afgano naturalizado estadounidense de 28 años y el único sospechoso de la investigación hasta ahora.
El hombre fue acusado de cinco cargos, entre ellos intento de homicidio y posesión ilegal de armas, dijeron fuentes policiales citadas por la cadena CNN.
Al ser descubierto, Rahami y la policía se trenzaron en un tiroteo, en el que él y un oficial resultaron heridos. Ambos fueron internados, según contó el alcalde de Linden al canal de televisión local WABC.
En una conferencia de prensa posterior, que incluyó a las máximas autoridades de Nueva York, el representante del FBI que participa de la investigación, Bill Sweeney, explicó que Rahami estaría “vinculado directamente” a todos los dispositivos explosivos de Nueva York y Nueva Jersey.
A su lado, el alcalde neoyorquino, el demócrata Bill de Blasio, destacó que “no hay duda de que este fue un acto de terrorismo”, pero rápidamente acotó que “no hay pruebas de que haya una célula (terrorista) operando en la zona o en la ciudad”, según informó la agencia de noticias EFE.
Mientras desde Nueva Jersey, el gobernador republicano Chris Christie llamó a toda la población a mantenerse “vigilante” ante lo que denominó “las amenazas de los terroristas. (Télam)

Compartir