Dictan prisión para Mubarak

El ex presidente egipcio Hosni Mubarak fue condenado ayer a tres años de cárcel por apropiación indebida de fondos públicos, en un caso relacionado con el presupuesto de los palacios presidenciales.
El Tribunal Penal de El Cairo sentenció también a los hijos del ex mandatario, Alaa y Gamal, a cuatro años de prisión por los mismos cargos, en un fallo que es apelable.
Además, la corte estipuló que deberán devolver al Estado en compensación por este fraude 21 millones de libras egipcias (unos 2,9 millones de dólares) y pagar una multa de 125 millones (unos 17,6 millones de dólares), además de los gastos del juicio.
Todos ellos estaban imputados por apropiarse de más de 125 millones de libras egipcias de las arcas públicas, destinadas al mantenimiento de los palacios presidenciales.
Mubarak está bajo arresto domiciliario en el Hospital de las Fuerzas Armadas de Maadi, mientras que sus hijos están encarcelados en el presidio de Tora, en el sureste de El Cairo.
El pasado 19 de febrero, durante la primera sesión del juicio, el ex presidente y sus hijos negaron los cargos: “Todo lo mencionado por la Fiscalía Pública no sucedió en absoluto y es infundado”, dijo Mubarak.

Acusación.
El ex mandatario está acusado de haber puesto a su nombre propiedades del Estado sin pagar por ellas e incluir el valor de las mismas -125 millones de libras egipcias- en el presupuesto estatal asignado al Ministerio de Vivienda y al centro de Comunicación de la Presidencia.
La Fiscalía concluyó también que Mubarak y sus hijos usaron dinero público para construir y decorar propiedades inmobiliarias en los barrios cairotas de Heliópolis y Katameya, y en las localidades costeras de Sharm el Sheij y Marina, entre otras, informó la agencia de noticias EFE.
Mubarak está siendo también procesado junto al ex ministro de Interior, Habib al Adli, y seis de sus ayudantes por supuestamente ordenar el asesinato de manifestantes durante la revolución de 2011, un caso por el que recibió una condena a cadena perpetua, luego anulada.
Además, el ex presidente, sus dos hijos y el empresario fugado Husein Salem se enfrentan a cargos de corrupción, tráfico de influencias y a un presunto delito por la exportación de crudo a Israel a precios supuestamente inferiores a los del mercado. (Télam)