Diez años de prisión para estadounidense por espionaje

Un estadounidense acusado de “infiltración” fue condenado a 10 años de cárcel en Irán, anunció ayer la justicia de ese país, en un contexto de crispación entre Teherán y Washington.
El portavoz de la justicia iraní, Gholamhossein Mohseni-Ejeie, no precisó la identidad del estadounidense ni la fecha de su arresto, ni tampoco aportó detalles sobre esta “misión de infiltración”.
Según la agencia Mizanonline, que depende de la autoridad judicial, la persona detenida se llama Xiyue Wang y posee la nacionalidad estadounidense y la china, pues nació en Pekín.
“Aportaba informaciones desde el terreno en forma de artículos públicos, confidenciales y muy confidenciales al equipo de investigación del departamento de Estado estadounidense”, según esta agencia, que publicó su fotografía.
Según la agencia, trabajaba también con varios centros de investigación, como “la escuela Kennedy de la Universidad de Harvard”, “el Centro de Estudios sobre Irán y el Golfo Pérsico de Sharim y Bijan Mossavar-Rahmani” y “el Centro de Estudios Iraníes de la Universidad de Tel Aviv (…) para identificar temas con el fin de un derrocamiento suave” del régimen iraní.
“Este espía estadounidense tenía por misión recabar informaciones y documentos secretos” sobre Irán, añadió la agencia, que afirmó que el individuo fue detenido el 8 de agosto de 2016.
“Un estadounidense (…) fue identificado y detenido por los servicios de inteligencia”, declaró por su parte Mohseni-Ejeie en una rueda de prensa retransmitida por la televisión.
“El individuo estaba dirigido directamente por los estadounidenses” en su misión, subrayó, precisando que el acusado había apelado su condena.
Estados Unidos pidió la “liberación inmediata” de todos los estadounidenses “injustamente detenidos” por la República islámica, indicó ayer a la agencia de noticias AFP un responsable del departamento de Estado.

“Cargos inventados”.
“El régimen iraní continúa con la detención de ciudadanos estadounidenses y de otras nacionalidades sobre la base de cargos inventados en materia de seguridad nacional”, dijo el funcionario.
Dos ciudadanos iraníes que también tienen la nacionalidad estadounidense, el empresario Siamak Namazi y su padre Mohamad Bagher Namazi, fueron condenados en octubre de 2016 junto a otras cuatro personas a diez años de prisión por “espionaje” a favor de Estados Unidos. (AFP-NA)