Inicio El Mundo EE.UU. presiona a Maduro

EE.UU. presiona a Maduro

BLOQUEO POR U$S 7.000 M CONTRA ACTIVOS DE PDVSA

El secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, anunció ayer nuevas sanciones contra el gobierno venezolano de Nicolás Maduro y explicó que «congelarán activos y cuentas» de la empresa petrolera Pdvsa, pero aclaró que «las refinerías en Estados Unidos podrán seguir operando».
«Seguiremos utilizando todas las herramientas diplomáticas y económicas a nuestra disposición para apoyar a Juan Guaidó», afirmó Mnuchin en una conferencia de prensa en la Casa Blanca, en referencia al líder antichavista y presidente interino proclamado el miércoles pasado por la Asamblea Nacional en medio de una jornada de protestas.
En su declaración ante la prensa, Mnuchin acusó al gobierno de Maduro -al que la Casa Blanca ya no reconoce como la autoridad legítima del Estado venezolano- de utilizar de manera corrupta el dinero extraído de las exportaciones de petróleo, y adelantó: «Si los venezolanos quieren seguir vendiéndonos petróleo y que el dinero vaya a las cuentas bloqueadas, no tenemos problema, seguiremos comprándolo».
Las sanciones impuestas ayer contra las cuentas y activos de Pdvsa en Estados Unidos son apenas las últimas sanciones de una serie que viene imponiendo al círculo íntimo de Maduro, a su primera línea en el gobierno, y a personas y entidades claves de su administración.
«El camino para levantar las sanciones contra Pdvsa -explicó Mnuchin- es a través de una transferencia expedita de control al presidente interino o a un futuro gobierno electo democráticamente que esté comprometido con la ejecución de medidas concretas y significativas para combatir la corrupción.»

Guaidó.
Poco antes, en Venezuela, Guaidó anunciaba a través de un comunicado el inicio de una «toma de control progresivo y ordenado» de los activos del Estado venezolano.
«A partir de este momento iniciamos la toma del control progresivo y ordenado de los activos de nuestra República en el exterior, para impedir que en su etapa de salida y no conforme con todo lo que le han robado a Venezuela, el usurpador y su banda busque ‘raspar la olla’ y siga robándose el dinero de los venezolanos», aseguró en el texto difundido en su cuenta de Twitter.
Guaidó, además, destacó que denunció «ante la comunidad internacional la corrupción de Pdvsa y cómo la convirtieron en red de financiamiento de delitos».
La producción de petróleo de Venezuela se redujo casi a un tercio en la última década, lo que provocó, entre otras cuestiones, una reducción importante de las exportaciones de crudo a Estados Unidos.
Estados Unidos importa menos de medio millón de barriles diarios de crudo y productos derivados venezolanos, una cifra mucho menor a los 1,2 millones de barriles diarios que compraba en 2008, según datos de la Administración de Información de Energía norteamericana.
Una de las principales empresas que recibe el crudo venezolano y lo refina en Estados Unidos es Citgo, una empresa estatal venezolana que tiene varias plantas, especialmente en el Golfo de México.

Papa.
Por su parte, el papa Francisco admitió el lunes que teme «el derramamiento de sangre» en Venezuela y que le «aterra» la violencia que podría desatarse por la crisis política en ese país sudamericano, en declaraciones a bordo del avión que lo condujo de Panamá a Roma.
«¿Qué es lo que me asusta? El derramamiento de sangre», aseguró ante los cerca de 70 periodistas que lo acompañaban.
El pontífice argentino reiteró que desea una «solución justa y pacífica» y reconoció que no se pronunciaba «sobre lo que hay que hacer porque sería una imprudencia pastoral de mi parte y haría daño», dijo.
«Tengo que ser equilibrado. No me gusta la palabra equilibrado. Tengo que ser pastor. Y si necesitan ayuda, de común acuerdo, que la pidan. Eso sí», recalcó abriendo la posibilidad de una suerte de mediación. (Télam)