EE.UU. ataca el norte iraquí

Estados Unidos bombardeó ayer desde el aire otra vez las zonas controladas por el grupo Estado Islámico (EI) en el norte de Irak, mientras el presidente de la zona autónoma kurda, en esa misma región, Massud Barzani, pidió armas para combatir contra la milicia islamista. Jets de combate y aviones no tripulados estadounidenses bombardearon cinco veces el norte iraquí “para defender a las tropas kurdas cerca de la ciudad de Erbil”, informó el comando militar central estadounidense en Tampa, Florida.
El objetivo elegido no es azaroso. En Erbil viven diplomáticos y ciudadanos estadounidenses, informó la agencia de noticias DPA.
Horas después, el sitio de noticias kurdo, Rudaw, anunció que tropas del gobierno autónomo kurdo en el norte de Irak lograron recuperar dos estratégicas localidades, Gwer y Majmur.
Según el sitio kurdo, la aviación estadounidense había bombardeado previamente las posiciones del EI en esas mismas localidades, ubicadas al sur de la capital kurda Erbil, en la carretera hacia la ciudad petrolera de Kirkuk.
En tanto, los socios de Washington en el gobierno autónomo kurdo del norte de Irak pidieron públicamente armas para enfrentar ellos mismos, sin la intermediación del Ejército iraquí, a los islamistas y a las milicias sunnitas que se levantaron junto a ellos contra el gobierno del primer ministro saliente, el chiita Nuri al Maliki.
“Pedimos a nuestros amigos que nos apoyen y pongan a nuestra disposición las armas necesarias para vencer a estos grupos terroristas”, aseguró el presidente del gobierno kurdo desde 2005, Massoud Barzani. “Lucharemos nuestra propia guerra”, agregó el dirigente.
Desde Washington, el influyente senador republicano estadounidense, John McCain, defendió el suministro de armas a los kurdos y también al Ejército Libre de Siria. (Télam)