EE.UU. demandó a Standard & Poor’s

El gobierno estadounidense presentó el lunes de noche una demanda contra la agencia calificadora Standard and Poor’s (S&P) y su casa matriz, McGraw Hill, en la que acusa a la firma de haber engañado conscientemente a los inversores con notas a los productos financieros adosados a préstamos hipotecarios de alto riesgo.
“A partir de septiembre de 2004 y al menos hasta octubre de 2007, en el distrito de California y otras partes”, McGraw-Hill, a través de las calificaciones de su filial S&P, “con conocimiento de causa y la intención de inducir a error, concibió y ejecutó un sistema para engañar a los inversores” con sus notas de productos financieros derivados de créditos hipotecarios, explica la demanda, presentada a última hora del lunes ante un tribunal federal de Los Angeles.
S&P atribuyó “de manera errónea sus notas de crédito de títulos derivados de préstamos hipotecarios presentándolas como objetivas, independientes y carentes de conflictos de intereses”, cuando la agencia calificadora buscaba incrementar su parte de mercado con notas muy complacientes, detalla la demanda del Departamento de Justicia.
“S&P hizo creer a las instituciones financieras que invirtieron en esos derivados de créditos hipotecarios que sus notas representaban su verdadera opinión sobre el riesgo crediticio de esos títulos, cuando en verdad no era el caso”, insiste.
La muy elevada exposición de numerosos bancos a ese tipo de productos fue una de las causas de la crisis financiera mundial de 2007-2008, y que condujo a la quiebra de bancos como Lehman Brothers pero también a la ruina de numerosos ahorristas.

Informados.
La propia agencia calificadora anunció antes el mismo lunes en un comunicado que las autoridades estadounidenses le informaron que sería objeto de una querella civil por mala evaluación de algunos productos financieros antes de la crisis de 2008, procedimiento que la firma considera “injusto”.
“La división civil del Departamento de Justicia (DoJ) informó a la empresa que tiene la intención de iniciar una querella en lo civil contra SP sobre sus calificaciones en 2007 de algunas obligaciones estadounidenses adosadas a la deuda (CDO)”, un tipo complejo de título vinculado a préstamos inmobiliarios de riesgo conocidos como “subprime” en inglés, indicó SP.
La firma prometió una vigorosa defensa, diciendo que el juicio que se avecina no tendrá “fundamento en los hechos o en lo jurídico”. (AFP)