EE.UU. rinde homenaje a JFK

Un minuto de silencio en todo el territorio de los Estados Unidos, iniciado en el momento en que se cumplieron 50 años del asesinato de John F. Kennedy, coronó ayer la serie de actos en recuerdo del mandatario convertido desde su muerte en icono de la política y la cultura del país.
De la extensa lista de homenajes, el principal se celebró en la plaza Dealey de Dallas, lugar por donde pasaba el auto con el presidente y la entonces primera dama, Jacqueline Kennedy, cuando el mandatario fue abatido a tiros delante de miles de personas y de las cámaras de televisión que registraron el magnicidio para todo el país y el mundo.
Más de 5.000 personas desafiaron el amenazante cielo nublado y una intermitente lluvia para asistir al acto en la ciudad texana, donde al igual que en el resto del país las banderas ondearon a media asta en honor al recordado presidente demócrata, según informó la agencia de noticias DPA.

Minuto de silencio.
Exactamente a las 12.30 hora local (15.30 de Argentina) -el instante en que hace 50 años (en 1963) el primer disparo fatal impactó en la cabeza de Kennedy-, y poco después de haber entonado el himno nacional y escuchar las palabras del alcalde de la ciudad, Mike Rawlings, los congregados iniciaron el minuto de silencio.

Obama.
“Hoy (por ayer) y en las décadas que quedan por delante, vamos a conservar su legado”, escribió en su cuenta de Twitter el presidente estadounidense Barack Obama, quien previamente, en una proclamación oficial, había declarado el de ayer como “Día de conmemoración del presidente John F. Kennedy”.
Obama ordenó en la noche del jueves que todas las banderas de los edificios federales y estatales ondeen a media asta. “Hace medio siglo, Estados Unidos estaba de luto por la pérdida de un extraordinario servidor público”, señaló en un comunicado difundido ayer.
“Con su amplia visión y alto pero sobrio idealismo, el presidente Kennedy instó a toda una nación a mostrar su grandeza. Honramos su memoria y celebramos su huella perdurable en la historia del país”, agregó.
En su comunicado, Obama dijo que aunque la vida de Kennedy “quedó dramáticamente acortada”, su filosofía “vive en las generaciones a las que inspiró: voluntarios que hacen de embajadores por la paz en rincones distantes del mundo o científicos e ingenieros que buscan nuevas fronteras ante dificultades imposibles”.

Actos.
Además de Dallas, otros actos recordando el magnicidio tuvieron lugar en Boston, Massachussets, donde nació Kennedy.
Entre las actividades hubo misas, conciertos y la apertura de una exposición de objetos personales del presidente número 35 de los Estados Unidos que nunca antes habían sido exhibidos.
Los homenajes habían comenzado antes, con una ceremonia castrense frente a la llama eterna que marca el lugar de la tumba de Kennedy en el Cementerio Nacional de Arlington, cerca de Washington, donde yace junto a su esposa Jackeline (fallecida en 1994), a la que llegaron veteranos de guerra, militares y civiles.
Un grupo de gaiteros, como los que tocaron el día de su funeral y como los que el presidente invitaba siempre que podía a importantes cenas y eventos presidenciales, irrumpieron en el camposanto en el que yacen 300.000 soldados estadounidenses.
Obama y su predecesor demócrata, Bill Clinton, concurrieron el jueves al cementerio militar de Arlington a dejar una ofrenda floral junto a sus esposas.

Asesinato.
JFK, como se lo conoce popularmente, fue asesinado de tres disparos el 22 de noviembre de 1963 en Dallas, Texas, cuando circulaba en un convertible junto a su esposa, durante una visita política.
Fue declarado muerto media hora más tarde, en medio de la conmoción nacional y mundial.
Kennedy es recordado por sus logros en la creación de los Cuerpos de Paz, en el lanzamiento del programa espacial con el objetivo de llegar a la Luna y por haber evitado, junto al líder de la ex Unión Soviética (URSS), Nikita Krushev, un conflicto termonuclear durante la crisis de los misiles en Cuba. Unos 900 periodistas acreditados de todo el mundo cubrieron los actos en la plaza Dealey. (Télam)