Ejército gana terreno

CRISIS HUMANITARIA EN MOSUL

Tropas iraquíes y milicianos kurdos avanzaron ayer y ganaron terreno sobre el sur y el este de la ciudad de Mosul, el último bastión urbano del Estado Islámico (EI) en ese país, apoyados por bombardeos aéreos propios y de Estados Unidos, mientras la ONU advirtió sobre una posible “una catástrofe humanitaria”.
Las Naciones Unidas no fueron las únicas que expresaron preocupación. Tanto Siria como su principal aliado externo, Rusia, advirtieron sobre una “crisis humanitaria” en ciernes y sobre la “liberación” del frente occidental de Mosul, lo que podría permitir una salida masiva de civiles pero también una fuga de milicianos del EI hacia la vecina Siria.
El primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, explicó a la prensa que evitar la fuga de los milicianos del EI a la vecina Siria es una responsabilidad de la coalición internacional que lidera Estados Unidos y controla el espacio aéreo sobre esa zona.
Sin embargo, desde Washington, el presidente Barack Obama sólo se limitó a decir que “Mosul será una batalla difícil y habrá avances y habrá contratiempos”.
Desde temprano, aviones iraquíes apoyados por la coalición internacional liderada por Washington y milicias kurdas en el terreno continuaron ayer atacando posiciones del EI en el frente de Jazer, el principal frente de batalla al este de la ciudad, a sólo unos 17 kilómetros de las puertas de Mosul.

Ofensiva.
La respuesta de EI no se hizo esperar. Incendiaron un yacimiento petrolífero en las afueras de la ciudad y provocaron una espesa niebla negra que tomó casi por completo el cielo. Pese a que la visión se vio dramáticamente reducida, los aviones iraquíes y estadounidenses lograron continuar bombardeando y apoyando el avance en el terreno de las tropas y las milicias kurdas.
En el frente este el objetivo ahora es tomar la localidad de Bartala, un pueblo agrícola en donde el EI construyó una red de túneles subterráneos durante los últimos dos años para poder enfrentar un eventual ataque aéreo o una avanzada terrestre, según contó la cadena de noticias CNN.
La ofensiva para recuperar Mosul, la última gran ciudad que le queda al EI en Irak, comenzó el lunes, pero desde hace semanas las fuerzas iraquíes, kurdas y estadounidenses preparan el cerco. Los islamistas ya fueron expulsados de más de una decena de localidades en este frente oriental y el del sur.
Mientras que la Organización Internacional de las Migraciones se declaró “en alerta máxima” para hacer frente a la “larga y compleja crisis humanitaria” que cree podría provocar la operación militar, según señaló en teleconferencia desde Irak, Thomas Lothar Weiss, jefe de la misión de la OIM en ese país. (Télam)

Compartir