“El conflicto se puede resolver”

PUIGDEMONT DEMORA LA DECLARACION DE INDEPENDENCIA DE CATALUÑA

El presidente regional de Cataluña, Carles Puigdemont, aseguró ayer en el parlamento catalán que tras el referéndum cuenta con el mandato del pueblo para declarar la independencia, pero no llegó a hacerlo para dar espacio a un eventual diálogo con el gobierno español en busca de una “solución acordada”.
Luego de una confusa sesión parlamentaria en la que el líder secesionista pidió a la cámara regional que “suspendiera los efectos” de una declaración de independencia que no habría hecho, todos los diputados del bloque independentista firmaron solemnemente un documento por el medio del cual “se constituye la República catalana, como Estado independiente y soberano, de derecho, democrático y social”.
Pero el texto no fue registrado en la cámara catalana, por lo que no tiene trascendencia jurídica.
En medio de una fuerte presión internacional, el presidente catalán hizo un gesto de distensión postergando la Declaración Unilateral de Independencia (DUI), pero no parece haber calmado los ánimos en Madrid, donde el Ejecutivo central planea anunciar mañana medidas para “restablecer el orden democrático” en Cataluña.

Diálogo.
“Con los resultados del (referéndum secesionista del) 1 de octubre, Cataluña se ha ganado el derecho a ser un Estado independiente”, comenzó a argumentar Puigdemont ante el Parlamento regional. “Si todo el mundo actúa con responsabilidad, el conflicto se puede resolver de manera serena”, agregó.
El presidente catalán anunció que su “gobierno está haciendo un gesto de responsabilidad”, destacó que “este conflicto se puede resolver de manera acordada” y llamó a la sociedad, la dirigencia política y los medios de comunicación a contribuir “con sus palabras a rebajar la tensión” del creciente conflicto entre Barcelona y Madrid, que tuve su punto más álgido el domingo del referéndum cuando la Policía Nacional y la Guardia Civil reprimieron a miles de independentistas y dejaron un saldo de casi 900 heridos.
“Hay muchas propuestas serias de mediación, algunas de las cuales eran difíciles de imaginar hace poco tiempo”, contó el presidente catalán, agregando que “los resultados (del referéndum) tendremos que tenerlos en cuenta en la época de diálogo que estamos dispuestos a asumir”.

Suspensión.
Tras hacer esta explicación, Puigdemont pidió al parlamento regional que no avance en la declaración de independencia, como había prometido hasta hace sólo unos días, tras anunciar que el referéndum, pese a la represión y la baja participación, había terminado con un 90% de votos por el ‘Sí’.
“Con toda solemnidad proponemos que el parlamento suspenda la declaración de independencia para emprender un diálogo para llegar a una solución acordada”, aseguró, y desató un inmediato debate en los medios y dentro del propio hemiciclo sobre qué significó su declaración a favor de la independencia y su posterior llamado a postergarla en pos de un diálogo con España que evite una crisis política mayor. (Télam)
“Creemos que tocaba proclamar solemnemente la república catalana y quizás hemos perdido una oportunidad”, aseguró la diputada y jefa de la bancada Anna Gabriel al intervenir en la sesión plenaria, poco después de Puigdemont y su propuesta ambigua.
“Veníamos a declarar la República, no se hizo, y resulta que es Rajoy el que le da validez”, dijo en conferencia de prensa Quim Arrufat, vocero de los anticapitalistas, luego de remarcar que “la cadena de confianza” con el gobierno catalán había quedado tocado a raíz del cambio de guión de último momento. (Télam)