“El Estado no puede hacer todo”

EL GOBIERNO DE BRASIL BUSCA SALIR DE LA RECESION

El gobierno brasilero de Michel Temer anunció ayer un plan de 25 proyectos de concesiones y privatizaciones de infraestructura, que incluyen aeropuertos, autopistas, ferrovías y distribución eléctrica por unos 10.000 millones de dólares.
“Estamos llevando a cabo una apertura extraordinaria a la iniciativa privada. Es cada vez más evidente que el Estado no puede hacer todo; hay que tener presencia privada como agente inductor al desarrollo y a la generación de empleos”, dijo Temer al anunciar el plan.
El Programa Crecer, así bautizado, está a cargo del secretario especial para sociedades públicas y privadas, Wellington Moreira Franco, y, si bien incluye algunos programas de logística lanzados por Dilma Rousseff en 2015, apuesta a generar más lucro para las empresas.
Entre las privatizaciones, están la venta de las distribuidoras eléctricas de la estatal Eletrobras en los estados amazónicos de Acre, Roraima, Rondonia y Amazonas y en los nordestinos de Piauí y Alagoas.
Al tomar la iniciativa del gobierno de Rousseff, la gestión de Temer anunció la concesión, pero con otro formato, de los aeropuertos de Porto Alegre, Salvador, Florianópolis y Fortaleza.
Hasta ahora, el modelo de concesión incluía el 51% de participación la estatal Infraero, pero según dijo una fuente del equipo económico brasileño, ahora la participación privada será total.
Habrá tres concesiones de hidroeléctricas, dos en Minas Gerais y otra en el estado de San Pablo, las terminales de carga de los puertos de Santarem, en el amazónico Pará y el de trigo de Rìo de Janeiro, además de dos trechos de carreteras federales.
La novedad, para el sector energético, es que en 2017 se realizará la segunda ronda de licitaciones en los yacimientos submarinos bajo el régimen de división de lucros, con la subasta de la mejor oferta en el segundo semestre del año próximo.
Este es el tema del momento en discusión en Brasil porque hay un sector del gobierno que busca cambiar la ley petrolera para reducir la presencia -obligatoria, con 30%- de la estatal Petrobras en cada pozo del llamado “petróleo del pre-sal”.

Cunha.
Por otra parte, anoche un total de 450 parlamentarios votaron por la destitución del ex líder de la Cámara Baja Eduardo Cunha, quien impulsó el juicio político contra la ex presidenta Dilma Rousseff. Cunha, hombre del PMDB al igual que el actual presidente Michel Temer, fue protagonista de la estrategia para romper la alianza con el Partido de los Trabajadores y llevar a la ex mandataria hacia su destitución.
Cunha fue apartado en mayo de la titularidad de la Cámara baja, envuelto en casos de corrupción por los que deberá comenzar a responder ante la Justicia, días después de aprobar el inicio del juicio político contra Dilma. Ahora, a pocos días de la destitución de la ex presidenta, le tocó su turno y sólo 10 legisladores se opusieron a su destitución.
Cunha es uno de los implicados en la investigación conocida como “Lava Jato” puede salpicar aún a varios políticos de alto rango en Brasilia. (Télam)

Compartir