El gobierno de EE.UU. cerró por segunda vez en un mes

Por segunda vez en menos de un mes, el oficialismo de Donald Trump no logró ayer evitar un segundo cierre parcial de su gobierno por falta de fondos, aunque duró sólo hasta que ambas cámaras lograron poner fin al debate y aprobar un acuerdo presupuestario.
Mientras la mayoría de los estadounidenses dormían, el Capitolio y la Casa Blanca eran un hervidero, en donde los protocolos de un cierre de gobierno por falta de fondos se mezclaban con frenéticas negociaciones entre el oficialismo republicano y la oposición demócrata para intentar que la suspensión de 800.000 empleados federales durara lo menos posible, preferentemente antes de que despertaran.
Las máximas autoridades de Estados Unidos no habían conseguido evitar el cierre del gobierno a la medianoche del jueves, pero sí lograron votar y aprobar una nueva partida presupuestaria en las dos cámaras del Congreso y luego conseguir una promulgación exprés del presidente antes del amanecer.

Al filo del abismo.
La Cámara de Representantes dio media sanción al paquete presupuestario por 240 a 186 votos -apenas nueve demócratas votaron a favor- y, casi de inmediato, fue aprobado en el Senado por 71 votos a 28. En esta última votación, la bancada opositora se quebró casi por la mitad.
La continuidad presupuestaria del gobierno de Trump está constantemente al filo del abismo desde que el mandatario y la mayoría republicana en ambas cámaras no consiguieron aprobar la ley de presupuesto 2018 a finales de septiembre pasado, cuando venció el anterior, discutido y votado durante el último año de Barack Obama.
Desde octubre, el oficialismo republicano aprobó, siempre a contrarreloj, cuatro leyes presupuestarias parciales, algunas duraron meses, otras apenas semanas.
Esta madrugada Trump promulgó la quinta partida de fondos parciales con fecha hasta el próximo 23 de marzo, pero esta vez también firmó un acuerdo presupuestario marco que garantizará la estabilidad financiera del gobierno federal por dos años, hasta septiembre de 2019.
El acuerdo marco establece un presupuesto de 400.000 millones para un año y medio -ya que medio año ya fue financiado por leyes parciales-, lo que supone un gran aumento del gasto no sólo para cuestiones de defensa y seguridad nacional, como había pedido Trump, sino también para temas de salud, educación, investigación y respuestas a desastres naturales, como reclamaba la oposición demócrata. (Télam)