El gobierno interino de Michel Temer pretende flexibilizar la ley laboral

Reforma laboral en Brasil

Lo anunció el ministro de Trabajo, Ronaldo Nogueira, quien indicó que la reforma, rechazada por los sindicatos y reclamada por las empresas, es una “actualización de la legislación, con el objetivo de combatir la burocracia”.
En conferencia de prensa, Nogueira dijo que el gobierno pretende enviar este año -siempre y cuando sea condenada con la destitución la presidenta suspendida, Dilma Rousseff por el Senado- la polémica modificación a la Consolidación de las Leyes Laborales (CLT), el marco legal iniciado en 1943 por el gobierno de Getulio Vargas.
El anuncio se produce una semana después de la polémica causada por el titular de la Confederación Nacional de la Industria (CNI), que dijo que habría que elevar de 44 a 60 ú 80 las horas a ser trabajadas por semana o, en caso de que no haya actividad, reducirlas con la disminución del salario.
La ofensiva del gobierno de Temer, ahora con la reforma en la ley laboral, avanza con otra tan dura y resistida, como la del sistema de pensiones, ya que se pretende elevar la edad de aportes tanto de hombres como de mujeres.
Sobre la reforma laboral, el ministro Nogueira dijo que la actual legislación “parece una colcha de retazos que permite interpretaciones subjetivas”.
Y puso énfasis en que se pretende instituir la negociación salarial por empresa y no por sindicatos como hasta ahora “siempre y cuando se respete a la Constitución”.
Temer anunció el martes a los empresarios que va a “enfrentar todas las resistencias” para cambiar la ley jubilatoria -aumentando la edad para retirarse- y la laboral.
El presidente interino y su ministro de Economía, Henrique Meilrelles, apuntan como uno de los motivos del llamado “Costo Brasil” a la legislación que rige desde hace siete décadas.
El ministro Nogueira dijo que no serán afectados derechos como el aguinaldo o los 30 días de vacaciones anuales. (Télam)

Compartir