El PP, entre regalos y coimas

EL PARTIDO DEL GOBIERNO EN ESPAÑA, ENVUELTO EN LA CORRUPCION

El principal acusado en la mayor causa por corrupción en la historia reciente de España admitió ayer que pagó coimas para intermediar en contratos públicos, hizo regalos a varios ex altos cargos políticos del Partido Popular (PP) y contribuyó a la financiación ilegal de los conservadores.
“Génova era mi casa; estaba más tiempo allí que en mi despacho”, aseguró el cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, en referencia a la sede central del PP en Madrid, a poco de arrancar su esperada declaración en macro juicio oral que se lleva adelante en la Audiencia Nacional de España.
Correa, cuyo apellido en alemán dio nombre a la investigación sobre el escándalo de corrupción que puso contra las cuerdas al partido del presidente español Mariano Rajoy, afronta un pedido de 125 años de prisión, que busca atenuar colaborando con la Justicia después de haber sido implicado por otros arrepentidos en el cobro de coimas a políticos del PP.
Tras asegurar que diría “toda la verdad”, se esperaba que confirmara los delitos que le atribuye la Fiscalía en su escrito de acusación y así lo hizo, aunque con algunos matices.

Millones de euros.
De acuerdo con la investigación, Correa se hizo con 11,25 millones de euros de gobiernos municipales y regionales en manos del PP a través de una red de empresas y sociedades que pagaban favores y hacían regalos a cargos políticos a cambio de contratos públicos, la gestión de eventos y campañas electorales. (Télam)

Compartir