El presidente Maduro recibió un contundente respaldo militar

El presidente Nicolás Maduro dijo estar “listo” para el diálogo con la oposición, tal como lo propusieron en un comunicado conjunto las cancillerías de México y Uruguay. “Estoy de acuerdo”, agradeció Maduro el respaldo recibido de parte de ambos países que, junto con Bolivia, fueron los únicos de latinoamérica en rechazar la estrategia coordinada desde la Casa Blanca para validar la autoproclamación del titular de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como “presidente encargado”.
Los presidentes de México, Andrés Manuel López Obrador, y de Uruguay, Tabaré Vázquez, que se diferenciaron así de las posiciones asumidas por Colombia, Brasil y Argentina, convocaron a un “nuevo proceso de negociación incluyente y creíble”, muy lejos del prematuro reconocimiento que obtuvo Guaidó de quienes se alinearon detrás de Estados Unidos. Una posición similar adoptaron la Unión Europea y la ONU, cuyo secretario general, Anotonio Guterres, recibió el martes pasado al canciller venezolano.
“México y Uruguay urgen a todos los actores a encontrar una solución pacífica y democrática frente al complejo panorama que enfrenta Venezuela. Para alcanzar dicho fin, ambos países proponen un nuevo proceso de negociación incluyente y creíble, con pleno respeto al Estado de Derecho y los derechos humanos”, destaca el comunicado de ambas cancillerías.
El nuevo proceso de diálogo reconoce el reciente y fracasado intento que lideró el ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero, con el respaldo de Francisco, tras los enfrentamientos registrados durante las masivas movilizaciones de fines de 2016 y principios de 2017.
“Los gobiernos de México y Uruguay propusieron un proceso de diálogo para resolver los conflictos en Venezuela; les digo que estoy de acuerdo y listo para iniciar el diálogo”, aseguró Maduro durante el discurso pronunciado ayer a la tarde ante los miembros del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), quienes rechazaron la autoproclamación de Guaidó.
En su discurso, Maduro bajó el tono de la ruptura de relaciones con Estados Unidos al anunciar que había extendido el plazo de 72 horas para que los diplomáticos norteamericanos abandonaran Venezuela, y anticipó que para su gobierno la autoproclamación de Guaidó era un tema judicial. “Esto queda en manos del Poder Judicial; la justicia es la madre de todas las virtudes republicanas; es un tema que escapa a mis propias funciones”, indicó el mandatario constitucional, quien descuenta un fallo favorable de parte del máximo tribunal.

Apoyo militar.
El ministro de la Defensa de Venezuela, el general Vladimir Padrino López, aseguró ayer que la autoproclamación del líder parlamentario opositor Juan Guaidó como presidente interino es un “golpe de Estado” en marcha.
“Alerto al pueblo de Venezuela que se está llevando un golpe de Estado contra la institucionalidad, contra la democracia, contra nuestra Constitución, contra el presidente Nicolás Maduro, presidente legítimo”, aseguró Padrino, flanqueado por toda la cúpula militar.
Al leer un comunicado ante la prensa, el ministro señaló que “sectores de ultraderecha auspiciados descaradamente por agentes imperiales” fraguan desde hace tiempo “un vulgar golpe de Estado contra el gobierno legítimamente constituido de Venezuela”.
Según el ministro, ese “plan criminal llegó a límites de altísima peligrosidad” al haber Guaidó “pretendido instalar un gobierno paralelo de facto” para, dijo, “generar caos y anarquía”.
Poco antes, ocho generales que comandan regiones estratégicas del país ratificaron su “lealtad y subordinación absoluta” a Maduro, en mensajes difundidos por la televisión estatal.

“Golpe de Estado”.
En tanto, el Tribunal Supremo de Justicia reconoció la “autoridad legítima” de Nicolás Maduro como “presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela”. “Pudimos observar cómo se ha promovido de forma descarada y al margen de los principios básicos del derecho internacional, el desconocimiento a la institución democrática del país”, manifestó el presidente del TSJ, Maikel Moreno, durante la apertura del año judicial 2019 y el informe de gestión 2018.
“Denunciamos que en Venezuela se está gestando un golpe de Estado con la anuencia de gobiernos extranjeros con un vasto antecedente de conspiración y promotores de guerra fraticida en la región”, advirtió el titular del cuerpo, durante un acto al que asistió el jefe del Estado, Nicolás Maduro, y otros funcionarios.
En su extenso discurso, Moreno respaldó a Maduro y calificó la autoproclamación de Guaidó como “presidente encargado” como un “golpe de Estado”, que “no sólo trata de mellar la estructura del gobierno ejecutivo sino de todas las demás instituciones que son la base de un Estado democrático”.

ONU
El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, reclamó un diálogo “inclusivo y creíble” para evitar un “desastre” en Venezuela después de que el opositor Juan Guaidó se autoproclamara presidente interino.
“Lo que esperamos es que el diálogo sea posible y evitar una escalada que nos llevaría a un tipo de conflicto que podría ser un desastre para el pueblo de Venezuela y para la región”, dijo Antonio Guterres en el Foro Económico de Davos.
“Los gobiernos soberanos tienen la posibilidad de decidir lo que quieran”, dijo Guterres sobre los reconocimientos. “Lo que nos preocupa en la situación de Venezuela es el sufrimiento del pueblo de Venezuela”, añadió.
En la misma línea, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió una “solución política pacífica”, en la cual “haya un diálogo político que nos permita llegar a una respuesta que tenga que ser pacífica”. (Pagina12.com)

Argentina no retira diplomáticos
El canciller Jorge Faurie calificó ayer como “muy delicada” la situación política de Venezuela, aunque destacó que Argentina no retirará a su personal diplomático tras haber reconocido a Juan Guaidó como presidente interino de ese país.
“Es una situación muy delicada, hay una interrupción del estado de derecho. No hay vigencia de la democracia, no hay libertad, no se respetan los derechos humanos, gran parte de las figuras de la oposición están presas o exiliadas”, aseguró Faurie.
A su vez, señaló que “es importante la decisión tomada por el presidente de la Asamblea Nacional (Guaidó) cuando anuncia que asume en carácter de presidente interino porque el Poder Ejecutivo es reconocido como un poder ilegítimo por la comunidad internacional”.
En declaraciones a la prensa descartó por el momento que la Casa Rosada analice la posibilidad de retirar a personal diplomático destacado en Venezuela.
“No prevemos retirar al personal. Fuerzas políticas nucleadas en la oposición venezolana piden mantener las embajadas como canal de diálogo y como mecanismo para difundir todo lo que está pasando en Venezuela”, indicó Faurie.
El canciller también se refirió a la posibilidad de una intervención militar internacional sobre Venezuela y destacó la voluntad de la Argentina de que la situación pueda ser resuelta “mediante el diálogo”.
“Argentina aboga porque esto tiene sea resuelto mediante el diálogo político con la intervención de todas las fuerzas sociales de Venezuela. Tenemos que dejar actuar a todos los sectores y lograr que haya una salida”, indicó.