El Ejército chileno no quiere en sus filas a pobres, homosexuales, drogadictos ni Testigos de Jehová

El gobierno chileno calificó hoy de “inaceptable” un instructivo del Ejército, que desecha el enrolamiento de homosexuales, personas con problemas socioeconómicos, consumidores de drogas y testigos de Jehová, y ordenó la revisión de las normas internas de la fuerza.

La directiva “es frontalmente opuesta a la política del Gobierno y también contradictoria con la propia doctrina institucional del Ejército, que prohíbe toda norma que establezca criterios de discriminación”, indicó en comunicado del ministro de Defensa, Andrés Allamand, según informó la agencia de noticias DPA.

El instructivo, difundido anoche por la prensa, estipula que los ingresados al Ejército deben ser “ciudadanos más idóneos moral e intelectualmente capacitados, debiendo excluir aquellos que presenten problemas de salud física, mental, socioeconómica, delictuales, consumidores de drogas, homosexuales, objetores de conciencia y testigos de Jehová”.