“El proceso soberanista continúa”

El gobierno catalán ratificó ayer el referéndum soberanista del 9 de noviembre, aunque paralizó la campaña institucional a favor de la consulta para evitar violar la ley después de que el Tribunal Constitucional español suspendió la convocatoria, mientras miles de catalanes salieron a las calles en su defensa.
“El proceso soberanista continúa”, fue la respuesta categórica del Ejecutivo regional del presidente catalán, Artur Mas, ante la resolución judicial conocida el lunes.
Por la tarde, miles de personas se reunieron frente a las edificios municipales de las principales ciudades de Cataluña, con Barcelona a la cabeza, en respuesta a la convocatoria de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), que llamó a los ciudadanos a defender la consulta del 9 de noviembre frente a la suspensión dictada por el Tribunal Constitucional.
Pese a la intensa lluvia, los manifestantes colmaron la emblemática plaza Sant Jaume de Barcelona, donde clamaron por la independencia y exigieron su derecho a votar.
El gobierno catalán se vio obligado a paralizar la campaña a favor del referéndum para evitar violar la ley y un eventual proceso de desacato, pero anunció que presentará recursos para que se levante la suspensión cautelar dictada el lunes por el Tribunal Constitucional cuando le dio estado judicial a dos recursos de inconstitucionalidad contra la consulta, presentados por el gobierno central de Mariano Rajoy.

Apelación.
“Si alguien pensaba que con lo que pasó el lunes todo se pararía y quedaría liquidado, el mensaje que queremos dar es que no acabó nada”, aseguró el portavoz del gobierno catalán, Frances Homs, en conferencia de prensa tras una reunión del Ejecutivo regional.
Homs subrayó que el gobierno catalán “no se echa atrás”, aunque “es consciente de la situación y los efectos de carácter cautelar” de la resolución del Constitucional, que no anula la consulta.
En ese sentido, el funcionario instó al máximo tribunal a resolver con celeridad las alegaciones que se presentarán para que el referéndum se pueda celebrar el 9 de noviembre.
“El proceso no termina aquí, el gobierno seguirá promoviendo iniciativas legales, políticas, e institucionales para que los catalanes puedan votar”, añadió Homs, aunque no especificó qué medidas se impulsarán.
Tras la suspensión de la consulta por parte del Tribunal Constitucional español, la líder del derechista Partido Popular catalán, Alicia Sánchez Camacho, advirtió a Mas que lo denunciaría por malversación de fondos públicos si no levanta la campaña institucional pro referéndum.
“Si sigue, el PP presentará inmediatamente ante la Fiscalía una denuncia por malversación de fondos públicos, de todos los impuestos que pagamos los catalanes que estarían siendo utilizados para una actividad que está suspendida”, afirmó Sánchez Camacho. (Télam)