Elecciones regionales en Rusia

MAS DE 100 MILLONES DE PERSONAS ESTAN CONVOCADAS A VOTAR

Cientos de millones de rusos acudirán hoy a las urnas para renovar la totalidad de las bancas de la Duma Estatal, el Congreso de Rusia, elegir 18 jefes de regiones y renovar concejales, en unos comicios en los que las encuestas previas auguran la más baja adhesión histórica del oficialista Rusia Unida, del presidente Vladimir Putin.
Este escenario obligó a Putin a involucrarse en la campaña electoral, pese a que las elecciones presidenciales están estipuladas recién para 2018, para destacar la importancia de la jornada electoral.
“Confío en que asuman una postura cívica que sea responsable y equilibrada. Les llamo a acudir a las urnas, a votar y a manifestar su postura” indicó el mandatario durante su visita oficial a la anexionada península de Crimea, a donde viajó con el líder del partido y actual primer ministro, Dmitri Medvedev.
La llegada de Putin a esa región no es casual, sino que es una respuesta al anuncio de boicot al proceso electoral por parte del gobierno ucraniano, que a instruyó a la Cancillería que informe a Moscú sobre la imposibilidad de celebrar las elecciones rusas en el territorio de Ucrania, tal como comunicó el vocero presidencial Sviatoslav Tsegolko.
En marzo de 2014, la Federación Rusa anexó la península luego de la crisis política que derrocó de Viktor Yanukovich y desembocó en el plebiscito por el que Putin tomó el control de Crimea donde está instalada la principal base naval rusa del Mar Negro.
Las encuestas difundidas en los últimos días muestran como claro ganador al oficialismo, sin embargo, también anticipan que en un escenario de recesión, podrían ser los peores comicios para Rusia Unida.
Según los últimos sondeos de intención de voto, el partido del Kremlin cuenta con un 41% de intención de voto, un mínimo histórico, debido a la impopularidad de Medvedev y al impacto de la crisis económica.

Optimismo.
Sin embargo, el primer ministro ruso, Dmitri Medvedev, se mostró optimista sobre los resultados y aseguró que “la campaña electoral transcurre para Rusia Unida según lo esperado. Esperemos que concluya de manera positiva”.
En 2011, la formación oficialista logró menos del 50 % de los votos por listas de partidos, pero en esta ocasión la mitad de los escaños se repartirán por circunscripciones electorales, lo que favorece al partido del poder.
La oposición extraparlamentaria tiene casi imposible acceder al arco parlamentario y la única sorpresa sería que los comunistas perdieran en favor de los ultranacionalistas el segundo lugar, que mantienen desde mediados de los años 90, ya que sólo un 7,4 % de los rusos estarían dispuestos a apoyarlos, según los sondeos.
El líder del Partido Comunista, Guennadi Ziuganov, puso un manto de sospechas sobre la transparencia de las elecciones, a las que calificó como “las más sucia que recuerda desde la caída de la Unión Soviética en 1991”.
“Lo que ocurre ahora sobre el terreno, los de arriba prometen elecciones limpias y dignas, y abajo se hace lo que ni siquiera se hacía en los años 90: Total ausencia de diálogo. Es sucio y asqueroso”, dijo Ziuganov días atrás.
En este sentido, la presidenta de la Comisión Electoral Central de Rusia, Ela Pamfílova, prometió que si se registran irregularidades durante la jornada, renunciará a su cargo.
“Si fallo en estas elecciones, no hay duda de que dimitiré” anticipó Pamfilova quien hasta hace 5 meses fue la Defensora del Pueblo, y se alejó ese cargo para asumir en la CEC. (Télam)

Compartir