Emblemas del cambio en España

LA IZQUIERDA POPULAR ASUMIO EL PODER EN MADRID Y BARCELONA

La ex jueza Manuela Carmena, de la iniciativa “popular” de izquierdas Ahora Madrid, asumió ayer como alcaldesa de la capital de España, poniendo fin a 24 años de gobiernos de la derecha y convirtiéndose junto a la activista Ada Colau, que tomó el poder en Barcelona, en referente del cambio político español.
“No podemos olvidar, y me ha llenado de ilusión y de esperanza, que somos servidores de los ciudadanos de Madrid. Estamos a su servicio, de ahí que quiero insistir en que queremos gobernar escuchando”, afirmó la nueva alcaldesa madrileña tras asumir el cargo.
“Muchas gracias a la ciudadanía por hacer posible lo imposible”, dijo, por su parte, Ada Colau, luego de convertirse en la primera mujer de la historia en asumir la alcaldía de la capital catalana.
Carmena, de 71 años, fue proclamada alcaldesa al conseguir la mayoría absoluta de los votos de los concejales electos entre gritos de “sí se puede” del público invitado, entre ellos Pablo Iglesias, el líder del partido antineoliberal Podemos, algunos de cuyos integrantes forman parte de la candidatura de Ahora Madrid.
“La esperanza y la ilusión entran hoy en los ayuntamientos de España”, dijo Iglesias a su llegada al consistorio para asistir a la investidura de Carmena.
“Hay que tomar ejemplo de lo que está ocurriendo en este y otros ayuntamientos”, añadió Iglesias, y subrayó que estos cambios llevarán a la derrota del Partido Popular de Mariano Rajoy en las elecciones generales, que es el objetivo de Podemos.

Gestionar.
La nueva alcaldesa de Madrid fue investida gracias a un pacto con el Partido Socialista de Antonio Miguel Carmona. Este acuerdo puntal evitó que la candidata del Partido Popular, la otrora poderosa Esperanza Aguirre, se convirtiera en alcaldesa después de haber ganado los comicios por un estrecho margen de votos y un concejal más que Ahora Madrid.
“Madrid es el escaparate (vidriera), lo que en el extranjero se ve de nuestra patria”, sostuvo Aguirre durante el pleno de investidura en la que acusó a Carmena de ser una “alcaldesa llena de incógnitas” y de la que ni conoce sus “referencias ideológicas”.
Fiel a su estilo de hacer política, la nueva alcaldesa evitó la confrontación y se centró en lo que para ella es importante: “Quiero hacer una mención a las personas que sufren porque no tienen empleo, no pueden pagar una vivienda. A esas personas que viven con angustia quiero decirles que nos vamos a dedicar a mejorar su situación”.
“Mi grupo tiene el reto de seducir a los que no nos han votado. Queremos convencer a los ciudadanos de Madrid que nos han dicho que tienen miedo”, agregó.
“Lo que tenemos que hacer es gestionar” porque “sobran los discursos”, enfatizó
Carmena, quien a la hora de fijar objetivos dijo que su primera medida es conseguir que lo “niños que se vayan de las escuelas tengan alimentos” en referencia al cierre de los comedores escolares en la época estival y que dejan a familias empobrecidas sin sustento.

Barcelona.
Por la tarde, los focos estuvieron en la activista Ada Colau, de la candidatura “Barcelona en Común”, quien tomó posesión de su cargo en una ceremonia en la que los movimientos sociales fueron protagonistas llenando la céntrica Plaza Sant Jaume, donde desde una pantalla gigante miles de personas siguieron en directo su investidura.
“Para nosotros era imprescindible que los vecinos estuvieran aquí para escenificar una forma de hacer política para la gente”, sostuvo Colau, emocionada, durante su discurso de investidura.
“Quiero ser la alcaldesa de todos los vecinos, los que nos votaron y los que no. No nos tiene que dar miedo la pluralidad ni la diferencia, porque ahora más que nunca hay que trabajar por objetivos en común”, subrayó. “Yo sola no soy absolutamente nadie”, añadió Colau, pidiendo la implicación de los ciudadanos en la gestión.
Colau, vencedora en los comicios pero sin mayoría absoluta, fue investida con el respaldo de los independentista de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y de las CUP, así como de los socialistas. (Télam)