Europa protestó contra ajustes

España, Grecia, Italia y Portugal fueron los principales escenarios de las marchas multitudinarias, de los reclamos más desesperados y de las críticas contra el ajuste.
En una de sus peores crisis económicas, Europa conmemoró ayer el Día del Trabajador con actos y marchas de rechazo a las políticas de ajustes que impusieron sus gobiernos y profundizaron el desempleo y la calidad de vida, pese a que las movilizaciones no fueron tan masivas como en otros años.
España, Grecia, Italia y Portugal fueron los principales escenarios de las marchas multitudinarias, de los reclamos más desesperados y de las críticas más descarnadas contra el “cerebro” detrás de la receta de ajuste europeo, la “troika” que conforman la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI.
En España más de 40 mil personas se manifestaron en Madrid, 160 mil en Cataluña y 20 mil en Galicia, según algunas de las cifras aportadas por los sindicatos.
Las centrales obreras españolas, que advirtieron que la sangría de 6,2 millones de desocupados supone una “emergencia nacional”, habían convocado -bajo el lema “No tienen límite. Lucha por tus derechos”- más de 80 protestas en las principales ciudades del país, que se desarrollaron de forma pacífica.
“Hemos salido a decir basta ya de esta forma de gobernar la economía, la policía y la sociedad”, aseguró el líder de Comisiones Obreras (CC.OO.), Ignacio Fernández Toxo, al pronunciar un discurso en la Plaza del Sol al cierre de la multitudinaria manifestación de Madrid.
Las manifestaciones del 1 de mayo tuvieron lugar tras la aprobación de un nuevo ajuste por parte del Ejecutivo del derechista Partido Popular, que prevé recortar tres mil millones de euros más, y después de que el desempleo escaló hasta el 27,16% de la población activa.

Grecia.
En Grecia, otro de los países de la eurozona que fue “rescatado” por la “troika” europea y ahora enfrenta un ajuste millonario tras otro, vivió su segunda huelga general del año en protesta por los nuevos recortes presupuestarios del gobierno.
La medida fue convocada por los principales sindicatos, aprovechando que la celebración del
Día del Trabajador había sido postergada a la próxima semana por el gobierno griego para que coincidiera con la Pascua ortodoxa.
La huelga se hizo sentir en la administración pública, los bancos, el transporte marítimo, ferrocarriles y la industria, dijo una portavoz del principal sindicato griego, GSEE, quien aseguró que la protesta fue “realmente buena” en esos sectores, informó la agencia de noticias EFE.
Sin embargo, la huelga no se sintió entre los comerciantes, ya que la decisión del gobierno de modificar el día festivo y la proximidad de la Pascua Ortodoxa, que se celebra el domingo, los impulsó a abrir los negocios.
“La economía no va a resucitar con ayuda del gobierno, de los banqueros ni del sistema político corrupto. Resucitará gracias a la lucha de los trabajadores”, dijo en su discurso el líder del partido izquierdista Syriza, Alexis Tsipras.

Italia.
En Italia, mientras el recién asumido primer ministro Enrico Letta visitaba al presidente francés François Hollande para pedirle apoyo frente a la “Troika”, que reclama que Italia imponga nuevos recortes, en la ciudad de Perusa los tres principales sindicatos italianos marcharon pidiendo empleo y seguridad social.
Susanna Camusso, líder de la CGIL, el sindicato más numeroso de Italia, dijo que “sin trabajo el país muere y este país no puede morir”, informó la agencia de noticias ANSA.
Por su parte, Laura Boldrini, presidenta de la Cámara de Diputados, al participar en un acto realizado en Palermo, Sicilia, afirmó que “la emergencia del trabajo hace que la víctima se convierta en verdugo, como lamentablemente ocurrió días pasados” con el tiroteo frente a la sede de gobierno.
El otro país que sufre la inconmovible política de austeridad, impulsada por la “troika” y el gobierno alemán, es Portugal.
Miles de personas, convocadas por los principales sindicatos, marcharon por las calles de Lisboa, mientras que otras protestas recorrieron de norte al sur del país. (Télam)