Explosión y asesinato en Alemania

UN MUERTO Y 11 HERIDOS EN ANSBACH. EN REUTLINGEN UN JOVEN SIRIO MATO CON UN MACHETE A UNA MUJER

Una persona murió y 11 resultaron heridas a raíz de una explosión ocurrida anoche en el centro de la pequeña ciudad Ansbach, en Baviera, en el sudeste de Alemania, y autoridades locales y regionales aseguraron que fue un hecho intencional.
Fue “una explosión provocada deliberadamente” y podría tratarse de un atentado, dijo un vocero del Ministerio del Interior de Baviera a la agencia DPA.
Fuentes policiales y del Ministerio del Interior bávaro dijeron que había sospechas de que el muerto fuera el autor del atentado.
Poco antes, la alcaldesa de Ansbach, Carda Seidel, había descartado una explosión accidental por fuga de gas, como habían reportado inicialmente medios locales, y aseguró que se trató de un hecho premeditado, informó el sitio web NordBayern y reprodujo la agencia Europa Press.
La detonación ocurrió alrededor de las 22 (las 17 en la Argentina) a la entrada de un concierto al aire libre al que asistían unas 2.500 personas.
Algunos testigos refirieron una sola detonación y otros dijeron que escucharon dos.
El centro de la ciudad -cercana a Nüremberg- fue cerrado completamente y los residentes no podían regresar a sus hogares.
Policías, bomberos y socorristas acudieron al lugar, frente al castillo de Ansbacher, y un helicóptero sobrevolaba la zona, mientras el concierto fue cancelado y los asistentes abandonaron el sitio.
Varias viviendas y un hotel en las inmediaciones del lugar de la explosión fueron evacuados.

Gabinete de crisis.
Paralelamente, diversas autoridades se habían constituido en un gabinete de crisis al cual iba a sumarse el ministro del Interior de Baviera, Joachim Herrmann, quien se encontraba en Berlín y anunció su viaje inminente a Ansbach.

Asesinato.
Ayer, más temprano, un ciudadano sirio de 21 años, armado con un machete, asesinó a una mujer e hirió a otras cinco personas en Reutlingen, en el estado Baden-Wurtemberg, limítrofe con Baviera.
El viernes, un estudiante germano-israelí asesinó a tiros a nueve personas y luego se suicidó en Munich, también en Baviera.
Y el lunes pasado, un refugiado afgano de 17 años dejó cinco heridos graves al atacar a pasajeros de un tren con un hacha y un cuchillo.

“Hace un año”.
A dos días del ataque que conmovió a la ciudad alemana de Munich, la investigación de la Fiscalía descartó un vínculo con grupos extremistas internacionales, la existencia de cómplices y ayer agregó que el joven alemán-iraní de 18 años, que no tenía antecedentes penales, planeó el tiroteo durante un año.
El fiscal de Munich, Thomas Steinkraus-Koch, informó que el joven atacante, que el viernes mató a nueve personas, en su mayoría extranjeras, e hirió a otras 35 antes de suicidarse, “empezó a preparar la matanza hace un año” y que hasta ahora no encontraron ninguna evidencia que indique eligió a sus víctimas según un criterio específico.
Además, explicó en una conferencia de prensa que pudieron “comprobar que el joven de 18 años fue tratado por una enfermedad psiquiátrica”. Contó que al allanar su casa, encontraron documentos médicos que demuestran que el chico padecía trastornos de ansiedad y depresión.
Al mismo tiempo, el jefe de la Oficina Federal de Investigación de Baviera, Robert Heimberger.
descartó en la tarde de ayer definitivamente que haya habido cómplices en el tiroteo ya que todos los proyectiles encontrados provienen del arma que usó o de armas de los policías que actuaron después de la masacre. (Télam)

Compartir