Felipe VI inicia ronda de consultas formales

El rey Felipe VI inició ayer formalmente la ronda de consultas con los partidos que obtuvieron bancas en el Parlamento español dando por hecho que el vencedor de los comicios, el líder conservador Mariano Rajoy, no cuenta con apoyo para ser reelegido como presidente del gobierno de España.
Como es habitual, unos días después de que comenzara a sesionar el Parlamento, el monarca puso en marcha el proceso de consultas para proponer a un candidato a la presidencia, aunque esta vez se da una situación sin precedentes en democracia.
Por primera vez desde el fin de la dictadura tras la muerte de Francisco Franco, en 1975, ninguna fuerza con representación cuenta con mayoría para formar gobierno, lo que podría desembocar en nuevas elecciones.

Dificultades.
El propio jefe del gobierno en funciones y vencedor en los comicios del 20 de diciembre, Mariano Rajoy, a quien Felipe VI recibirá el viernes en el Palacio de La Zarzuela, admitió las dificultades que tiene para obtener la reelección ante la negativa del opositor Partido Socialista (PSOE) de Pedro Sánchez a negociar.
“El PSOE no quiere negociar con nosotros”, se quejó ayer Rajoy, líder del Partido Popular (PP), en entrevista con Radio Nacional de España (RNE), cuando casi se cumple un mes de la cita con las urnas.
“El señor Sánchez está dispuesto a hablar con todos pero con el único que no puede entenderse es el Partido Popular, que tiene más de 7 millones de votos y ha ganado las elecciones”, añadió.
El líder conservador reiteró una vez más su oferta para que los socialistas y los liberales de Ciudadanos se unan al PP en una “gran coalición” y abogó por constituir un gobierno con la “mayor celeridad posible”, porque, advirtió, la “incertidumbre política afecta, y mucho, a la economía y los proyectos de inversión”.
En la misma línea de sus últimas intervenciones, Rajoy insistió en que está dispuesto a hablar de “un programa para el futuro de España”, fijando como objetivos “la creación de empleo, el Estado de Bienestar y la lucha contra el terrorismo yihadista”, temas sobre los que “hay un margen enorme de entendimiento”.
No obstante, advirtió que “mientras la posición de Sánchez sea pactar con los partidos independentistas y extremistas es muy difícil negociar” con el líder socialista, al que acusó de querer ser presidente “a toda costa” sin haber ganado. (Télam)