Fillon y Juppé, al balotaje

SARKOZY QUEDO FUERA DE CARRERA EN PRIMARIAS CONSERVADORAS

Los ex primeros ministros François Fillon y Alain Juppé disputarán el domingo próximo en segunda vuelta la candidatura conservadora a la Presidencia de Francia tras las elecciones primarias de ayer, en las que dejaron fuera de carrera al ex presidente Nicolas Sarkozy.
Fillon obtuvo 44% de los votos contra 28% de Juppé cuando estaba prácticamente concluido el escrutinio de las alrededor de 10.000 mesas electorales.
Sarkozy, quien reunió 21%, admitió que no logró “convencer a una mayoría de los electores” y anunció que en el balotaje votará por Fillon, pese a los “desacuerdos pasados con él”, porque “ha comprendido mejor los desafíos que afronta Francia”.
También el ex ministro Bruno Le Maire, quinto en las primarias de ayer, manifestó su apoyo a Fillon.
Juppé, quien rechazó la sugerencia de algunos asesores para que renuncie a la segunda vuelta, apuesta al debate que celebrará el jueves próximo con Fillon.

Claves.
Una de las claves de la jornada electoral fue la alta participación, pues alrededor de 2,5 millones de franceses votaron, según el comité organizador del partido conservador Republicanos.
Todos los franceses mayores de 18 años podían ir a votar, a condición de pagar una contribución de dos euros y firmar una carta de adhesión a los valores de la derecha y del centro. Un trámite que podían cumplir incluso durante la jornada electoral.
Resignados ante la derrota anunciada de su campo en la primera vuelta de las presidenciales de abril, varios simpatizantes de la izquierda fueron a votar para influir en el resultado. Para muchos, su motivación principal era evitar que Sarkozy regresara al poder.
Pocas horas atrás, el gran favorito era Juppé -actual alcalde de Burdeos-, quien fue primer ministro bajo la presidencia de Jacques Chirac, que durante meses encabezó las encuestas y que tenía el papel moderado en esta tríada.

Batacazo.
Pero el actual diputado Fillon, quien fue primer ministro en el gobierno de Sarkozy, dio el batacazo. No fue una sorpresa inesperada: su nombre había escalado con rapidez en los últimos sondeos y para muchos se debió a su celebrada actuación en los debates televisados. (Télam)

Compartir