Inicio El Mundo Firmaron la extradición de Assange

Firmaron la extradición de Assange

EL FUNDADOR DE WIKILEAKS PODRIA ENFRENTAR CARGOS EN ESTADOS UNIDOS

El gobierno británico firmó ayer la orden de extradición del fundador de Wikileaks, Julian Assange, a Estados Unidos. Así lo confirmó a la BBC el ministro del interior Sajid Javid, «hay una petición de extradición de Estados Unidos que debe decidir la justicia. Firmé la orden de extradición y la certifiqué como para que se presente mañana mismo (por hoy) ante los tribunales», dijo Javid. El fundador de WikiLeaks se encuentra detenido en la cárcel de máxima seguridad de Bemarsh, en el sudeste de Londres. Estados Unidos solicita su extradición por 18 delitos, entre ellos, la violación de la ley de espionaje y seguridad nacional por la publicación en 2010 de cientos de miles de documentos clasificados sobre las intervenciones militares en Irak y Afganistán.
El presidente del Ecuador Lenin Moreno dio una mano de oro al viejo deseo estadounidense de juzgar a Assange. En abril revocó el asilo diplomático que le había otorgado en 2012 su antecesor, Rafael Correa, y permitió que la policía sacara a los tirones a Assange de la embajada.

Proceso.
La justicia británica lo condenó a un año de prisión por no respetar las normas sobre libertad provisional que le habían concedido por las acusaciones de violación y abuso sexual que pesaban sobre Assange en Suecia. Dados los problemas de salud del fundador de Wikileaks, la audiencia de hoy probablemente tome lugar en la prisión de Bemarsh. El 30 de mayo Assange no compareció ante la corte de Westminster ni participó de la audiencia por enlace de video debido al deterioro de su estado físico. «Ha perdido mucho peso», explicó un portavoz de Wikileaks.
Según comentó al matutino The Guardian Thomas Garner, especialista en extradición de Gherson Solicitors, la orden y certificación del ministro del interior es una parte importante a nivel procesal, pero constituye apenas el comienzo de un largo proceso. «Calculo que la corte va a establecer mañana (por hoy) un cronograma preliminar para el proceso. Lo más probable es que pasen meses antes de que haya una audiencia y por supuesto, ambas partes pueden apelar la decisión que alcance la corte de primera instancia», señaló Garner.

Laberinto.
El caso es un complicado laberinto político, diplomático y legal. Assange es australiano, está detenido en Londres y debe responder a acusaciones de la justicia estadounidense y la sueca. Australia se opone terminantemente a la extradición a un país en el que haya pena de muerte. Desde este punto de vista, la extradición a Suecia tendría preeminencia.
Pero Suecia tiene su propio caso empantanado. Lo había archivado cuando Assange todavía estaba asilado en la embajada ecuatoriana, lo desarchivó cuando fue detenido, pero la semana pasada la corte de Uppsala, dictaminó que Assange no tenía que ser arrestado por las autoridades suecas porque ya lo estaba en el Reino Unido, algo que impidió a los fiscales suecos solicitar una orden de extradición.
En estos primeros pasos la solicitud de Estados Unidos le lleva ventaja a la de Suecia, pero según Thomas Garner eso no quiere decir que la justicia o el gobierno se pueda decantar por uno a favor de otro. «Cuanto más avance el proceso, más difícil será para el ministro del interior dar preeminencia a un caso sobre el otro», señaló el especialista en extradición de Gherson Solicitors. (Página12.com)