Florence bajó su intensidad

AUMENTAN LOS EVACUADOS ANTE LA LLEGA DE HURACAN

Medio centenar de evacuados abandonaron su refugio cerca de Myrtle Beach, en Carolina del Sur, cuando el huracán Florence bajó de intensidad. Pero según Avair Vereen esta fue una mala decisión: quienes deciden enfrentar la tormenta estarán “a su propio riesgo, y eso da miedo”.
Florence llegó a ser una monstruosa tormenta categoría 4 y en las últimas horas bajó a 2, pero las autoridades insisten en los altos riesgos para la población debido a los potentes vientos de 165 Km/hora y las lluvias que pueden derivar en inundaciones.
“Eso da miedo. Cuando alguien te dice algo así, para mí es la señal que necesito para irme. No hay nada como saber que estarás en la calle sabiendo que nadie vendrá a ayudarte”, dijo Vereen, una asistente de enfermería que charla con AFP, echada en su colchoneta y con su bebé de ocho meses en las piernas, en un refugio en la secundaria Conway.
Las autoridades advierten a los residentes evacuados que si regresan a sus casas, los socorristas no podrán ayudarlos durante el azote del huracán y las inundaciones que éste provoque luego dificultarán aún más las labores de rescate.
La secundaria de Conway, de esta ciudad costera con unos 32.000 habitantes, alberga ahora unas 400 personas, aunque tiene capacidad para más de 1.200, luego de que unas 50 dejaran el lugar la mañana del jueves.
“Le estamos recomendando a la gente que se quede aquí, no es seguro volver”, dijo a la AFP Rebecca Torriani, portavoz de Cruz Roja en el refugio.
Vereen tomó la palabra. Además de la bebé, tiene otros seis hijos y vive en una casa rodante en un campo abierto. Florence “todavía puede cambiar y todavía puede aumentar de intensidad”, dijo la mujer de 39 años.

Alerta.
Unos pasos más lejos en el pasillo de la escuela, también echado sobre un embrollo de cobijas, Tony Winborne opina algo similar: “Tal vez termine no siendo tan mala, pero mejor estar seguro que lamentarlo después”, dijo el costurero de 37 años.
Los servicios meteorológicos y la agencia de gestión de emergencias FEMA advierten a la población que “no baje la guardia” porque Florence provocará intensas lluvias y una crecida del mar de cerca de 3 metros en una zona muy proclive a inundaciones.
“Las predicciones sobre la crecida no han cambiado”, advirtió el jefe de FEMA, Brock Long. “No es un problema sólo para la costa, será un problema en los ríos y afluentes que derivan en los canales. Es una tormenta muy peligrosa”.
No obstante, muchos residentes de Myrtle Beach narran con orgullo haber resistido otros huracanes y se sienten seguros de que podrán resistir esta tormenta sin problemas.
“Si fuera categoría 4 y estuviéramos recibiendo un impacto directo, sí, no estaríamos aquí”, dijo Adam Williams, un técnico de seguridad de 38 años. “Pero vamos a estar bien”.
Williams estaba en la playa de North Myrtle Beach, vigilando a su hijo de 17 años que surfeaba las primeras olas grandes que traía la tormenta a la costa este de Estados Unidos. (AFP)

Trump niega datos
El presidente estadounidense negó el jueves el balance oficial de casi 3.000 muertos por el paso del huracán María hace un año por Puerto Rico, afirmando que la cifra fue inflada por los demócratas para perjudicarlo, generando indignación en la isla y críticas incluso de su propio partido.
Unas “3.000 personas no murieron en los dos huracanes que golpearon Puerto Rico. Cuando yo me fui de la isla, después de que la tormenta había golpeado, había entre seis y 18 muertos”, escribió Donald Trump en Twitter.
El gobierno de Puerto Rico elevó hace dos semanas el saldo de víctimas mortales del huracán a 2.975 personas, desde una cifra de 64 fallecidos.
“A medida que fue pasando el tiempo, no subió mucho. Después, mucho tiempo después, entonces empezaron a informar de cifras realmente muy altas, como 3.000”, señaló Trump.
“Esto fue hecho por los demócratas para hacerme quedar lo más mal posible cuando yo estaba recaudando de forma exitosa miles de millones de dólares para ayudar a reconstruir Puerto Rico”, añadió.
La alcaldesa de San Juan, Yulín Cruz, a quien el miércoles Trump calificó de “incompetente”, respondió en duros términos al cuestionamiento de las cifras.
“Negar nuestros muertos no tiene perdón”, dijo en Twitter. “¡Maldita sea, esto no se trata de política, esto siempre ha sido un asunto de salvar vidas!”.
El gobernador de la isla, Ricardo Rosselló, denunció que los puertorriqueños son tratados como “ciudadanos de segunda clase”.