Florida espera a Matthew

HURACAN SE DIRIGE A ESTADOS UNIDOS

Era un lindo día soleado en la costa este de Florida, pero el miércoles sus habitantes sólo hablaban del poderoso huracán Matthew que amenaza con azotar la región con vientos de 195 kilómetros por hora tras su paso por las Bahamas.
Pero los floridianos saben qué hacer y sus autoridades responden con rapidez a la emergencia: comienzan a estar disponibles recursos como refugios para personas o mascotas, distribuidores de sacos de arena gratuitos o suspensiones en los cobros de peajes.
En la mañana del miércoles, los residentes del condado de Volusia -en el centro de Florida- recibieron en sus celulares la temida advertencia oficial que, con un sonido peculiarmente inquietante, advierte a los residentes de la inminencia de un huracán.
“Si usted puede irse antes, hágalo ahora”, dijo el gobernador Rick Scott cuando ordenó evacuaciones voluntarias y obligatorias en algunos condados de la costa este de Florida, que será azotada por el ciclón la noche del jueves.
Las playas estaban ventosas y vacías, las escuelas y universidades cerradas, los parques temáticos en alerta y comenzaban a verse filas en las estaciones de gasolina, mientras algunos residentes se preparaban para evacuar hacia el oeste.
En Daytona Beach, un balneario turístico 88 kilómetros al noreste de Orlando que puede ver marejadas de 1 a 1,5 metros, el agua y los alimentos enlatados comenzaban a desaparecer de los estantes, aunque todavía no había órdenes de evacuación.
“No tenemos miedo, la verdad. Florida ha pasado por esto desde hace años”, dijo Rick Basel, un jubilado de 63 años que a las puertas de un supermercado cargaba su automóvil con agua y alimentos suficientes para pasar tres o cuatro días sin electricidad.
El huracán ya descargó toda su furia en el extremo oriente de Cuba, donde cuatro municipios de la provincia de Guantánamo estaban aislados y con bastantes destrozos. (AFP)

Compartir