Forcadell quedó en libertad

La presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, quedó ayer en libertad tras pagar la fianza de 150.000 euros que le impuso el Tribunal Supremo español como condición para eludir la prisión mientras se la investiga por delitos de rebelión, sedición y malversación por impulsar la secesión de Cataluña.
Tras pasar la noche en la prisión madrileña de Alcalá Meco, la líder independentista abandonó el centro penitenciario poco después del mediodía en un Audi gris oscuro y sin hacer declaraciones, en medio de una gran expectativa mediática.
“Volvemos a casa. Con la conciencia tranquila de haber actuado correctamente: garantizar la libertad de expresión en el Parlamento, sede de la soberanía nacional”, escribió horas después en Twitter.
También recordó a los dirigentes independentistas que continúan presos por orden de la Audiencia Nacional en el marco de la misma investigación, a quienes envió un mensaje de apoyo, y agradeció el respaldo y las muestras de cariño de la militancia independentistas.
A pesar de quedar en libertad, Forcadell deberá cumplir con otras medidas cautelares como entregar su pasaporte, no salir del país y comparecer semanalmente ante el Tribunal Superior de Cataluña o el tribunal que le convenga.
El magistrado advirtió también a la presidenta del Parlamento catalán que cualquier incumplimiento de esas medidas derivará en su reingreso inmediato a prisión.
Poco antes de que el juez ordenara su excarcelación, la Asamblea Nacional Catalana emitió un comunicado para informar que el pago de la fianza de la presidenta del Parlamento catalán y también ex líder de esta organización se había hecho efectivo con dinero de su “Caja de Solidaridad”. (Télam)