Inicio El Mundo "Fracasó el intento de golpe de estado en Venezuela"

«Fracasó el intento de golpe de estado en Venezuela»

TRUMP AMENAZA INVADIR

El presidente Nicolás Maduro aseguró que en los próximos días mostrará las pruebas para que el país conozca quiénes son los conspiradores del intento golpista. El mandatario afirmó que
«más temprano que tarde» los responsables irán a la cárcel.
CARACAS
Tensión, minuto a minuto, declaraciones, redes, la jornada del 1º de mayo se vivió como una continuidad del día 30. La derecha había anunciado que esta fecha sería el inicio del momento definitivo de la «operación libertad», fase que finalmente se adelantó a la madrugada del martes con las imágenes que dieron vuelta al mundo. Para el primero, Guaidó había anunciado que la movilización sería desde varios puntos de concentración. La pregunta era: ¿qué intentarían hacer en vistas de la necesidad de mantener la apuesta luego del golpe fallido?
La jornada se presentó con tranquilidad. Guaidó habló pasado el mediodía, y, como tiene acostumbrado en sus discursos, se refirió acerca de la necesidad de no perder la calle, mantenerse movilizados, así como el plan de comenzar un paro escalonado hasta una huelga general. Sus seguidores esperaban una radicalidad que no fue. La hoja de ruta después de su discurso quedó difusa, en particular porque no es la primera vez que anuncia un paro que luego no tiene lugar, y porque -esa es la razón- su base social activa no tiene su fuerza en los trabajadores y trabajadoras.
Las actividades de la derecha se dieron en varios puntos en simultáneo. El epicentro fue nuevamente Altamira, con una presencia mayor a la del martes. Allí se ocurrieron episodios de enfrentamiento como parte del escenario programado por la derecha que necesita mantener niveles de tensión para generar imágenes y noticias.
La oposición no desplegó más acciones en la tarde. Leopoldo López por su parte mantuvo silencio desde la embajada de España. En el acto de Guaidó fue escuchada la pregunta acerca de la situación del dirigente prófugo de Voluntad Popular (VP), el partido al cual pertenece Guaidó, que está en la delantera del golpe de Estado a nivel nacional junto a Primero Justicia, partido de Capriles Radonski y Julio Borges. Guaidó no dio respuestas acerca de López, una pieza importante en la estrategia local del plan de asalto.

Maduro.
Nicolás Maduró manifestó que «más temprano que tarde» los responsables de la asonada militar iniciada el martes irán a la cárcel. «Acabamos de derrotar un nuevo complot de la derecha, pretendieron imponerse a traición», aseguró en un acto por el Día del Trabajador sobre el fallido alzamiento.
Ante manifestantes que se congregaron frente al Palacio de Miraflores, el presidente venezolano dijo que «en los próximos días» hará públicas «todas las pruebas de quién conspiró, quién traicionó, cómo traicionó» y pidió «que la Justicia haga su parte».
El mandatario afirmó que «tengo las pruebas en las manos y la Justicia los está buscando y más temprano que tarde irán a la cárcel a pagar su traición y su delito». Fue su primera aparición, 19 horas después del discurso en el que acusó a Estados Unidos y Colombia de apoyar la sublevación. Según el líder bolivariano, el 80 por ciento de los militares convocados por el autoproclamado presidente interino Juan Guaidó fueron «engañados» y «amenazados» para formar parte de la intentona.
La represión contra el golpe frustrado dejó un muerto, 109 heridos y 150 detenidos, de acuerdos a las ONGs Foro Penal y Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS).
En las primeras horas de la crisis, Maduro había relevado de su puesto al general Manuel Figuera, jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), quien quedó detenido. Figuera fue responsabilizado por sectores del gobierno por la liberación del opositor Leopoldo López, que cumplía prisión domiciliaria. En una carta hecha pública en las primeras horas de la rebelión el militar se había referido al «estado de deterioro» que vive el país.
Por otra parte, desde el gobierno norteamericano se sostuvo que hubo negociaciones con altos mandos del chavismo para lograr la salida de Maduro de Venezuela, pero que no se logró por la intervención de Rusia. Mientras, Guaidó dijo que convocará a una huelga general. «Si el régimen creía que habíamos llegado al máximo de presión, se equivocaron; vamos a seguir en las calles hasta lograr la libertad de Venezuela», manifestó, al tiempo que pidió a los militares que «salgan a protestar de manera conjunta».

Evo Morales.
El presidente de Bolivia, Evo Morales, condenó enérgicamente «el intento de golpe de Estado en Venezuela», al referirse al alzamiento militar frustrado que encabezaron el parlamentario Juan Guaidó y el opositor encarcelado Leopoldo López. El mandatario atribuyó la sublevación a «parte de la derecha que es sumisa a intereses extranjeros» y luego celebró el fracaso de «Trump en su ofensiva golpista».
«Lamentablemente algunos gobiernos se equivocan y lo apoyan. Hay que apostar siempre por la soberanía y la paz; el pueblo venezolano demostró con firmeza que ese es su camino», escribió en su Twitter Morales, quien adelantó que apoyara «toda iniciativa de diálogo que se plantee» para la resolución de la crisis institucional.
En esa línea, previamente había dicho que está seguro «que la valerosa Revolución Bolivariana a la cabeza del hermano Nicolás Maduro, se impondrá a este nuevo ataque del imperio» y exhortó a los gobiernos de América Latina a expresarse en el mismo sentido «e impedir que la violencia cobre vidas de inocentes». «Sería un nefasto antecedente dejar que la intromisión golpista se instale en la región. El diálogo y la paz deben imponerse sobre el golpe», puntualizó.
Morales había definido en marzo a Guaidó como un «virrey» y criticado la posibilidad de una intervención armada en territorio venezolano para derribar al presidente Nicolás Maduro.
(Pagina12.com)