Fracasó el intento de mediación

PUIGDEMONT RATIFICA QUE CATALUÑA DECLARARA LA INDEPENDENCIA

El presidente catalán, Carles Puigdemont, anunció ayer el fracaso del primer intento por detener la escalada del conflicto de secesión, al afirmar que aplicará los resultados del referéndum, después de que el gobierno español de Mariano Rajoy se negó a participar de una mediación mientras la declaración unilateral de independencia siga sobre la mesa.
“El gobierno no va a negociar ninguna ilegalidad ni aceptará ningún chantaje. (Puigdemont) Ya ha hecho mucho daño con sus ilegalidades, retire la amenaza de la ruptura y empiece por hablar con todos los partidos políticos catalanes cuyos derechos ha pisoteado”, sentenció Rajoy en un comunicado, publicado por el palacio presidencial de La Moncloa.
“Si el señor Puigdemont quiere hablar o negociar, o quiere enviar mediadores, sabe perfectamente lo que debe hacer antes: volver a la senda de la Ley, que nunca debió abandonar”, concluyó el presidente del gobierno español.
Poco antes, Puigdemont había dejado claro que el primer intento serio para mediar había fracasado y prometió seguir adelante en su camino hacia la independencia.
“Hicimos el referéndum entre una represión sin precedentes y en los próximos días seguro que volveremos a enseñar la mejor cara de nuestro país para aplicar su resultado”, aseguró el líder secesionista, en un esperado mensaje institucional, al término de una jornada en la que proliferaron las propuestas de mediación para frenar un conflicto que dirige a Cataluña y España hacia un choque con consecuencias impredecibles.

Duras críticas.
En el mismo día que el parlamento catalán fijó -para el próximo lunes- la sesión plenaria para aprobar la declaración unilateral de independencia, Puigdemont hizo un nuevo llamado a la mediación, pero también fue claro al afirmar que seguirá “con el mismo espíritu y compromiso” en su búsqueda de independencia de España.
Además, interpeló directamente al rey Felipe VI, a quien criticó con dureza por haberse alineado con el gobierno conservador de Rajoy cuando ayer irrumpió con un mensaje a la nación en el que acusó a los independentistas de “quebrantar el orden constitucional” y pidió a los “poderes legítimos del Estado” que lo restituyan.
“El rey hace suyo el discurso y las políticas del gobierno Rajoy que fueron catastróficas en relación con Cataluña, e ignora deliberadamente a los millones de catalanes que no pensamos como ellos. Ignora deliberadamente a los catalanes que han sido víctimas de una violencia policial que ha helado el corazón a medio mundo”, dijo Puigdemont, en referencia a las casi 900 personas heridas el domingo cuando la Policía y la Guardia Civil española intentaron evitar el referéndum independentista.
“Así no, usted decepcionó a mucha gente en Cataluña, gente que le aprecia, y gente que esperaba de usted otro tono y una apelación al diálogo”, subrayó Puigdemont, consciente de que está desafiando al poder del Estado español.

Unión Europea.
En la Unión Europea, la posición inflexible de Rajoy fue respaldada por el gobierno alemán, cuyo vocero dijo que no se implicaría en ninguna mediación y que la resolución del conflicto pasaba por el respeto de la ley, mientras por el Parlamento Europeo, que apoyó un diálogo, también aclaró que debía ser dentro del marco constitucional español.
Mientras el Ejecutivo central español insiste en que “la secesión no se va a producir”, el temor y la incertidumbre en torno al futuro de Cataluña y España esta comenzando a repercutir en los mercados. En medio de una gran incertidumbre, el IBEX 35- índice de referencia de la Bolsa española -sufrió la mayor caída en 14 meses al perder casi 3 puntos.
Toda esta tensión también se siente y divide a los partidos políticos españoles. El Partido Popular, el Partido Socialista y Ciudadanos, también respaldan a Rajoy, mientras la izquierda censuró los dichos de Felipe VI. (Télam)