Francia se prepara para las presidenciales

Francia ingresa hoy en la última y crucial semana antes de unos comicios presidenciales que supondrán el fin del bipartidismo y que se realizarán en un escenario inédito, ya que por primera vez cuatro candidatos cuentan con posibilidades de alcanzar el balotaje del 7 de mayo.
Además, la recomposición del paisaje político francés que plantea esta elección augura un escenario por demás de incierto de cara a los inminentes comicios legislativos de junio, que definirán la composición de la Asamblea Nacional, la cámara de Diputados del Parlamento.
El resultado de esa segunda elección, apenas un mes después del balotaje de las presidenciales, podría dejar al próximo y flamante mandatario sin mayoría parlamentaria propia y con una obligada cohabitación con un primer ministro de otra formación política.

Sondeos.
A ocho días de la primera vuelta del 23 de abril, los sondeos sitúan, separados solo por tres o cuatro puntos porcentuales, a cuatro candidatos en un virtual empate técnico para definir los dos plazas para el balotaje.
Ellos son la ultraderechista Marine Le Pen (23/22,5% de intención de voto), el liberal Emmanuel Macron (22/21,5%), al ultraizquierdista Jean-Luc Mélenchon (20/19%) y el conservador Francois Fillon (19/18,5%).
Las mismas encuestas son lapidarias: el histórico Partido Socialista (PS), lastrado por el desgaste de cinco años de gobierno del impopular presidente Francois Holande, se encamina a padecer una derrota sin precedentes.
Asimismo, otro dato de las consultoras alarma a la clase política: cerca de un tercio de los 45,7 millones de los franceses habilitados para votar podrían abstenerse, exactamente un 32% del padrón.
Una cifra sin precedentes en un país donde el sufragio no es obligatorio pero con una fuerte tradición de participación en las presidenciales, a diferencia de los comicios legislativos, municipales, regionales y para renovar las bancas del país en el Parlamento Europeo.
“En este país nunca nada pasa como lo habían previsto los periodistas o encuestadores, nadie sabe lo que puede pasar aún. El pueblo francés está dando pasos hacia dejar atrás muchas salidas políticas como tradicionalmente lo fueron el PS o los partidos conservadores, Francia está madurando”, dijo Matthieu Trouvé, especialista en Historia Política en el centro de estudios universitarios Sciences-Po Bordeaux, en declaraciones a Télam. (Télam)