“Fue un diálogo bastante franco”

PRIMER ACERCAMIENTO DE EE.UU. CON LOPEZ OBRADOR

Una delegación estadounidense encabezada por el secretario de Estado, Mike Pompeo, tuvo ayer su primer encuentro con el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, que estuvo marcado por un “diálogo cordial” en medio de una tensa relación bilateral por asuntos de comercio, migración y seguridad.
Pompeo, acompañado del asesor y yerno del presidente estadounidense Donald Trump, Jared Kushner; la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, acudieron hasta el cuartel de López Obrador, una casona de un barrio de clase media y con escasas medidas de seguridad.

Encuentro.
“Fue un diálogo bastante franco, respetuoso, cordial, es una primera conversación exitosa, creo podríamos tener un optimismo razonable de que México podrá a encontrar bases de entendimiento y tener una mejor relación con Estados Unidos”, resumió en rueda de prensa Marcelo Ebrard, designado canciller del próximo gobierno mexicano.
Pero reconoció que en el encuentro, que duró unos 40 minutos, no se habló del polémico muro fronterizo que Trump pretende construir y que sea pagado por los mexicanos, uno de los temas más espinosos que ha tensado la relación entre estos vecinos que comparten más de 3.000 km de frontera.
Tampoco, reconoció Ebrard, se profundizó en el tema de seguridad, mientras que de la visita de Trump para asistir a la toma de posesión de López Obrador el 1 de diciembre aún no se tiene respuesta de Estados Unidos.
La relación de ambos países se ha tensado desde que Trump llegó a la Casa Blanca en enero de 2017, tras una campaña cargada de insultos contra los mexicanos, ataques contra el Tlcan, vigente entre ambos países y Canadá desde 1994, así como promesas de construir un muro fronterizo y hacer que México lo pague. Peña Nieto y Trump no han logrado concretar una visita oficial, algo inédito en la relación bilateral.

Propuesta.
El equipo de López Obrador, que a sus 64 años ganó la presidencia en su tercera candidatura, puso en la mesa su propuesta para guiar la relación bilateral basada en cuatro grandes áreas: comercio y renegociación del Tlcan, desarrollo económico, migración y seguridad.
“Hay una iniciativa mexicana en la mesa, integral”, dijo Ebrard, quien sin embargo rechazó detallar su contenido toda vez que esperan conocer primero la respuesta de Trump.
La delegación estadounidense, según el canciller designado, reconoció que López Obrador llegó con sólido respaldo democrático pues ganó la elección con más de 50% de los votos.
“Ven con buenos ojos que el próximo presidente de México tenga un respaldo como el que obtuvo y están en la disposición de analizar las propuestas que el presidente electo les entregó el día de hoy”, aseguró.
En la reunión se tocó brevemente el tema de la modernización del Tlcan y se informó a la delegación estadounidense que “si se llega a dar una reanudación de las negociaciones, ahí estará presente el equipo negociador por parte de López Obrador”.

Peña Nieto.
“Un placer visitar México en mi primer viaje como secretario de Estado”, escribió por la mañana Pompeo tras aterrizar en el hangar presidencial de Ciudad de México.
La delegación estadounidense se dirigió enseguida a la residencia presidencial de Los Pinos, donde se reunieron con el presidente Enrique Peña Nieto, encuentro en el que se abordó otro asunto espinoso para la relación bilateral: la migración.
Peña Nieto expresó a la comitiva visitante “su preocupación por la política de separación de familias migrantes instrumentada por el gobierno estadounidense” y “solicitó al secretario de Estado la rápida reunificación de las familias separadas”.
La migración ha sido otro de los temas que han complicado la relación entre ambos países desde la llegada de Trump a la presidencia estadounidense, pues ha impulsado una política de “tolerancia cero” para los migrantes indocumentados, que recientemente resultó en la separación de miles de niños de sus padres tras cruzar la frontera. Durante la visita se realizaron pequeñas protestas contra los funcionarios estadounidenses. (AFP)