Inicio El Mundo Golpe en Bolivia: renunció Evo

Golpe en Bolivia: renunció Evo

LAS FUERZAS ARMADAS LE PIDIERON LA RENUNCIA

El mandatario Evo Morales renunció ayer a la presidencia de Bolivia luego de denunciar un golpe de Estado encabezado por sectores de la oposición, las Fuerzas Armadas y la Policía, quienes le exigieron su dimisión para «pacificar» la crisis que atraviesa el país desde las elecciones de octubre. Asimismo, el líder sindical, quien se encontraba anoche en la región de Chaparé, dio a conocer que la Policía libró una orden detención contra su persona a la que calificó de «ilegal». México le ofreció asilo.
«Estoy renunciando para que mis hermanas y hermanos, dirigentes del Movimiento al Socialismo no continúen siendo perseguidos. Lamento mucho este golpe cívico y de algún sector de la Policía», sostuvo el ahora exmandatario boliviano esta tarde.

Violencia contra el MAS.
La dimisión llega luego del incremento de la crisis a raíz de las protestas opositoras que comenzó en dicho país tras el resultado de las elecciones del 20 de octubre. «He decidido esta renuncia para que (Carlos) Mesa y (Luis ) Camacho no sigan quemando la casa de gobernadores, de asambleístas, de concejales, para que Mesa y Camacho no sigan secuestrando y maltratando a familiares de nuestros dirigentes sindicales, ni sigan perjudicando a la gente más humilde», agregó Morales. Asimismo, apuntó contra la OEA al señalaron que «la comisión de la auditoria ha tomado una decisión política» luego de que esta exigiera nuevos comicios en Bolivia. «Algunos técnicos de la OEA están al servicio de (…) grupos de poder», profundizó.
«No tengo por qué escapar, no he robado nada», dijo Morales, de 60 años, que dimitió tras tres semanas de protestas contra su polémica reelección y abandonado por los jefes de las Fuerzas Armadas y de la Policía. «Aquí no termina la vida. La lucha continúa», agregó escoltado por el vicepresidente, también renunciado, Álvaro García Linera, y de su ministra de Salud, Gabriela Montaño. «Estamos dejando Bolivia con muchas conquistas sociales», dijo.

Golpe consumado.
Morales denunció ayer la concreción de un golpe de Estado orquestado por parte de la oposición que incluyó el amedrentamiento y las amenazas a funcionarios, dirigentes y manifestantes del Movimiento al Socialismo. En las últimas semanas, las protestas opositoras abarcaron incendios al edificio del Tribunal Electoral y alcaldías regionales, hasta la quema de casas de gobernadores oficialistas y secuestros de familiares de funcionarios.

Orden de captura.
Anoche, Morales denunció que la Policía libró una orden de captura contra su persona a la que calificó de «ilegal». «Denuncio ante el mundo y pueblo boliviano que un oficial de la policía anunció públicamente que tiene instrucción de ejecutar una orden de aprehensión ilegal en contra de mi persona», afirmó Morales en su cuenta de Twitter. «Asimismo, grupos violentos asaltaron mi domicilio» y «los golpistas destruyen el estado de derecho», agregó.
En tanto que el opositor Luis Fernando Camacho dijo por la misma vía: «Confirmado. Orden de aprehensión para Evo Morales. La policía y los militares están buscándolo en el Chapare, lugar que se escondió». «Los militares le quitaron el avión presidencial y está escondido en el Chapare, van por él», añadió Camacho.

Apoyo de México.
El gobierno mexicano ofreció anoche asilo político a Morales. «En caso de decidirlo», México «está dispuesto» a otorgarle también asilo a Evo Morales, de «conformidad con su tradición de asilo» y su política de «no intervención», afirmó el canciller Marcelo Ebrard, quien señaló que hay 20 funcionarios refugiados en la embajada de México en La Paz, capital de Bolivia, y pidió que se «respete la integridad» de la legación diplomática. El presidente mexicano Andrés López Obrador señaló que la dimisión de Morales fue «un acto responsable, pues evitó exponer a su pueblo a la violencia».

Repudio de CFK y Alberto Fernández.
El presidente electo de la Argentina, Alberto Fernández, y la vicepresidenta electa Cristina Fernández de Kirchner denunciaron a través de sus cuentas de Twitter un golpe de Estado en Bolivia después de que el presidente Evo Morales renunciara. «En Bolivia se ha consumado un golpe de Estado producto del accionar conjunto de civiles violentos, el personal policial autoacuartelado y la pasividad del ejército. Es un golpe perpetrado contra el presidente @evoespueblo que había convocado a un nuevo proceso electoral», tuiteó el presidente.
Fernández agregó que espera «que las autoridades actúen bajo ese mismo principio preservando la integridad física de quienes puedan resultar perseguidos por el golpismo y colaboren hasta el diez de diciembre con la recuperación de la democracia en Bolivia» y agregó que «el compromiso de la Argentina con la institucionalidad y contra cualquier forma de golpe de Estado en el continente debe ser total».
Por su parte, CFK afirmó que «en Bolivia, manifestaciones violentas sin ningún tipo de limitación por parte de las fuerzas policiales incendian viviendas y secuestran personas mientras las Fuerzas Armadas le `sugieren´ al presidente indígena y popular Evo Morales que renuncie. En Chile, masivas movilizaciones durante semanas piden la renuncia del presidente neoliberal Sebastián Piñera y Las Fuerzas Armadas y policiales reprimen brutalmente. Lo de Bolivia se llama golpe de Estado». (Ambito.com / Página12.com)