Gran Bretaña bombardeó al Estado Islámico en el norte de Irak

Al mismo tiempo que la aviación británica lanzó ayer sus primeros dos bombardeos contra posiciones del Estado Islámico (EI) en el norte de Irak, desde el terreno las fuerzas kurdas iraquíes abrieron tres nuevos frentes de batalla para recuperar el control de esa región, controlada parcialmente por los yihadistas desde hace cuatro meses.
En tanto, en Londres, la esposa de Alan Henning, uno de los rehenes británicos en manos de los extremistas del EI, instó a la milicia a que muestre “clemencia”. “Pido al Estado Islámico que por favor le liberen, le necesitamos de vuelta en casa”, rogó Barbara Henning en un mensaje televisado que divulgaron diversas cadenas británicas.
Su esposo, un taxista de 47 años de Salford (noreste de Inglaterra), fue capturado el pasado diciembre cuando prestaba ayuda humanitaria en Siria.
“Estoy segura que aquellos que quieren ser conocidos como un Estado actuarán como estadistas y mostrarán compasión y clemencia”, indicó la esposa del secuestrado, citada por la agencia de noticias EFE.
El EI ya ejecutó frente a una cámara a dos periodistas estadounidenses y a un ex militar británico que trabajaba para una organización humanitaria en Siria. Tanto el Reino Unido como Estados Unidos se niegan a negociar con organizaciones que consideran “terroristas” y consideran a cualquier pago de rescate como un delito.

Bombardeos.
La desesperación de Barbara Henning además se explica porque la tensión entre Londres y Washington y el EI escaló dramáticamente en las últimas semanas con la multiplicación de los bombardeos aéreos de las potencias contra sus posiciones en el norte y el oeste de Irak.
Cuatro días después de conseguir el apoyo legal del Parlamento en Londres, la aviación británica lanzó el martes sus primeros ataques contra territorio iraquí, según informó el Ministerio de Defensa en un comunicado.
De esta manera, Londres se sumó formalmente a la campaña de ataques aéreos que mantiene Estados Unidos hace más de un mes y medio contra el Estado Islámico.
Los dos “ataques de precisión” de los aviones británicos se llevaron a cabo “con éxito, según la evaluación inicial”, y los dos aviones regresaron sin problemas a la base de Akrotiri, en Chipre, informó el ministro de Defensa, Michael Fallon, quien explicó que los dos objetivos fueron un vehículo y una posición armada de la milicia islamista. (Télam)