Horror xenófobo en Sudáfrica

Una ola de violencia contra los inmigrantes causó al menos doce muertos desde el viernes en Johannesburgo, la capital económica de Sudáfrica, informó la policía del país. “Desde el viernes hasta hoy (por ayer), doce personas murieron”, declaró un policía, Govindsamy Mariemuthoo, al ser interrogado sobre la ola de violencia que empezó el domingo pasado y que se intensificó este fin de semana. “Ha habido cientos de detenciones”, añadió, precisando que la violencia del domingo ocurrió principalmente en el centro de la ciudad y en los barrios del este.
La policía “utilizó balas de goma” para dispersar a los grupos que querían atacar a los extranjeros y “por ahora, la calma ha vuelto”, indicó. “Condenamos estos ataques y continuaremos manteniendo el orden en las zonas afectadas, donde las fuerzas policiales son numerosas”, agregó.

Xenofobia.
En un balance anterior, el portavoz de la policía local había informado de la muerte de seis personas y 50 heridos en Johannesburgo. Mariemuthoo no comentó el número de heridos. Los extranjeros, en particular los zimbabuenses que huyen de la violencia post electoral del 29 marzo, fueron el centro de los ataques de los grupos armados con machetes y armas de fuego, en los barrios más pobres de Johannesburgo. “Muchos extranjeros fueron atacados” y “la mayoría de daños se produjeron en propiedades que parecen pertenecer a los extranjeros”, declaró la portavoz de la policía Cheryl Engelbrecht
Thabo Mbeki, presidente sudafricano, anunció la creación de una comisión para tratar estos ataques racistas y pidió a la policía que actúe firmemente contra los agresores. Se estima que un total de tres millones de zimbabuenses cruzaron la frontera. (AFP-NA)