Incendios forestales en Uruguay

“La imprudencia y negligencia de los pobladores son los denominadores comunes”, en el origen de los incendios, subrayó el portavoz de bomberos Carlos Nicola, quien instó a denunciar los ilícitos.
Una ola de incendios forestales atribuidos a la “negligencia e imprudencia” de la población consumió 6.000 hectáreas en las primeras 48 horas de 2009, informó la Dirección Nacional de Bomberos, que trabajaba el sábado en tareas de “liquidación y vigilancia” de los siniestros.
En el marco de una severa sequía que afecta desde el último semestre a la mayor parte del territorio uruguayo, el fuego pone en jaque a turistas y habitantes, y demanda un denodado esfuerzo de bomberos y personal de la Fuerza Aérea en el combate, sin que haya hasta el momento causado heridos.
“La imprudencia y negligencia de los pobladores son los denominadores comunes”, en el origen de los incendios, subrayó el portavoz de bomberos Carlos Nicola, quien instó a denunciar los ilícitos.
Los focos ígneos de mayores proporciones se registraron en la localidad de Belén, departamento de Salto, 550 kilómetros al noroeste de Montevideo, donde se destruyeron 5.228 hectáreas de campo, poniendo en riesgo al ganado vacuno y ovino, que logró ser retirado antes de ser alcanzado por las llamas.
Otro de los siniestros tuvo lugar en Villa Argentina, balneario sobre el Río de la Plata 44 km al este de la capital. El incendio causó alarma entre los veraneantes y bloqueó el tránsito de turistas por la ruta que registra el mayor flujo vehicular hacia Punta del Este, principal balneario uruguayo.
En la costa sur el fuego devastó más de 100 hectáreas, mientras que otras 500 resultaron afectadas en distintos puntos del país.
Nicola recordó asimismo que entre el 1 de diciembre y el 15 de abril rige el decreto que prohíbe “la realización de fuegos y quemas de cualquier tipo al aire libre en todo el territorio”, el cual prevé sanciones que van desde los doce meses de prisión a dieciséis años de penitenciaría.
En diciembre pasado los bomberos registraron 1.261 intervenciones en el rubro forestal, período en el que se quemaron 2.000 hectáreas. (AFP-NA)