Irma alcanzó la categoría 5

HURACAN AMENAZA AL CARIBE Y FLORIDA

El huracán Irma alcanzó ayer la máxima categoría, amenazando las islas caribeñas como las Antillas francesas, Haití, República Dominicana y Cuba, así como el estado de Florida, que declaró una situación de emergencia.
Irma se ha convertido en un “huracán extremadamente peligroso”, de categoría 5, la más elevada en la clasificación de estos fenómenos, anunció el Centro Estadounidense de Huracanes, NHC.
A media jornada, el ojo del huracán se hallaba a entre 500 y 600 kilómetros al este del arco antillano (más o menos frente a la isla de Guadalupe) y tomaba una dirección oeste-noroeste, según el servicio francés de meteorología Météo France.
Se trata del “primer huracán de categoría 5” en golpear el norte de las Antillas francesas, según Météo France, que advirtió que el huracán todavía está “en una fase de intensificación”.
Se espera que el ojo evite Guadalupe y que se encamine hacia las Islas Vírgenes británicas. El miércoles por la noche, alcanzará en principio Puerto Rico, antes de seguir hacia el norte de República Dominicana y las Bahamas, según el organismo, que dio cuenta de “ráfagas de 260 e incluso 300 km/h”.
Los fuertes vientos estarán acompañados de tormentas y de grandes oleajes. En las islas antillanas de San Bartolomé y San Martín, se esperan entre 100 y 300 milímetros de agua. Las olas podrían alcanzar una decena de metros de altura en las islas Vírgenes.
La trayectoria de Irma es aún incierta, pero según varias proyecciones pasará también por Haití y Cuba. El huracán podría alcanzar a finales de semana la costa este de Estados Unidos, apenas unos días después del paso devastador de Harvey -de categoría 4- que dejó al menos 42 muertos y enormes daños materiales, especialmente en el estado de Texas.
Harvey “era menos potente que Irma”, pero provocó “fenomenales acumulaciones de lluvia, durante cinco a siete días, que no se producirán en este caso porque Irma circulará”, dijo Emmanuel Demael, experto de Météo France.
El gobernador de Florida, Rick Scott, declaró en emergencia a todos los condados del estado, a fin de liberar recursos para recibir a esta “peligrosa tormenta”.
En Puerto Rico, un territorio de 3,5 millones de habitantes, el gobernador Ricardo Rossello movilizó a la guardia nacional y anunció la apertura de centros de acogida con camas para hasta 62.000 personas.

Máximo riesgo.
En San Bartolomé y San Martín, las autoridades llamaron a los habitantes a “tomar de inmediato todas las medidas” para evacuar. Para 11.000 personas en ambas islas, “estamos en una situación de máximo riesgo”, indicó la representante del Estado francés en esos territorios, Anne Laubies, que anunció el paso a la alerta roja ciclónica, sinónimo de un confinamiento de la población.
En Guadalupe, las escuelas permanecerán cerradas y las “viviendas situadas en las costas bajas y al borde de los acantilados serán evacuadas” debido a un riesgo de “inundación” y de “hundimiento”, según las autoridades locales.
Los edificios de las administraciones públicas estarán cerrados el miércoles y se recomendó a las empresas privadas hacer lo propio para “despejar las carreteras para la circulación de los vehículos de emergencia”.
Los hospitales de la isla deberán además contar con “72 horas de antelación en abastecimiento de medicamentos, alimentos y agua potable” y “verificar el funcionamiento de sus grupos electrógenos”. (AFP)