Israel desoye pedido internacional de detener los ataques

Al menos 14 niños palestinos figuraban entre las más de 50 personas muertas sólo ayer. Las víctimas civiles aumentaron de manera drástica. Los presidentes de Francia y Rusia pidieron el fin de las hostilidades.
Tropas de Israel incursionaron ayer en la ciudad de Gaza y libraron los primeros grandes combates con milicianos de Hamas y otros grupos palestinos desde el inicio de la invasión terrestre de la región, luego de que el Estado judío rechazara llamados internacionales a una tregua inmediata.
El primer ministro israelí, Ehud Olmert, rechazó ayer un alto el fuego en Gaza si antes no se asegura el cese total de los disparos de cohetes palestinos contra el Estado hebreo, durante un encuentro con el presidente francés Nicolas Sarkozy. “Nosotros, Europa, queremos un alto el fuego lo antes posible (…) El tiempo trabaja contra la paz. Las armas deben callar y debe haber una tregua humanitaria temporal”, dijo Sarkozy en Ramala, después de entrevistarse con el presidente de la Autoridad Palestina Mahmud Abas.
Con la cifra de víctimas palestinas por encima de los 550 muertos y los 2.700 heridos tras diez días de conflicto, los presidentes de Francia y Rusia pidieron el fin de las hostilidades, pero Israel dijo que continuará con su ofensiva. En Israel, la canciller Tzipi Livni rechazó llamados de una delegación europea a una tregua inmediata, y dijo que el objetivo de Israel es “cambiar la ecuación en esta región” palestina.
Explosiones y ráfagas de ametralladoras resonaron en el barrio de Shejaiya, en el este de Gaza, al caer la noche. Bengalas iluminaban el cielo del vecindario y helicópteros de asalto sobrevolaban el área, informaron fuentes militares israelíes, fuentes de Hamas y testigos, sin dar cifras de víctimas.

Desbordado.
El mayor hospital de Gaza dijo estar desbordado por la llegada de víctimas, y la ONU y la Cruz Roja advirtieron de que los trabajadores humanitarios tienen cada vez menos acceso a las víctimas y capacidad de distribuir asistencia y que los heridos mueren porque las ambulancias no pueden llegar a ellos.
Al menos 14 niños palestinos figuraban entre las más de 50 personas muertas sólo ayer, con lo que ya son 200 los civiles fallecidos desde el comienzo de la ofensiva, el 27 de diciembre, dijeron las Naciones Unidas y fuentes médicas palestinas. Cinco israelíes -cuatro civiles y un soldado- murieron en igual período.
Hamas dijo que sus combatientes lanzaron misiles contra siete tanques israelíes en el barrio, y sus aliados del grupo islamista Jihad Islámica informaron que varios de sus milicianos murieron en los enfrentamientos. También hubo combates en las norteñas ciudades de Beit Hanun y Bait Lahiya, dijeron fuentes de Hamas. Más temprano, tropas apoyadas por tanques y blindados tomaron posiciones estratégicas en edificios elevados en la periferia de ciudad de Gaza. Aviones atacaron casas -incluyendo la de un líder de Hamas que no estaba en su vivienda- dos mezquitas y túneles, informó el ejército.

Partido.
Tropas israelíes invadieron la Franja de Gaza el sábado pasado, luego de una semana de bombardeos desde aire y mar. Las fuerzas tomaron control rápidamente de la principal ruta de la región y partieron el territorio en dos mitades.
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, se sumó a los esfuerzos diplomáticos y luego de reunirse en Ramallah con el presidente palestino, Mahmud Abbas -rival de Hamas-, prometió decir a los líderes de Israel que “la violencia debe detenerse”, al tiempo que calificó los ataques con cohetes de Hamas como “irresponsables e imperdonables”, informó la agencia de noticias DPA. El presidente ruso Dmitir Medvedev, quien asimismo envió a un representante a la zona, también pidió un alto el fuego inmediato, luego de hablar por teléfono con Abbas.
El Alto Comisionado de la ONU para los refugiados demandó la apertura de las fronteras para permitir que los palestinos que así lo quieran puedan abandonar Gaza.

Niños.
Al menos 550 palestinos, entre ellos 100 niños, murieron desde el inicio de la ofensiva israelí, se informó en Gaza. Las víctimas civiles aumentaron de manera drástica desde el inicio del ataque terrestre, y desde entonces ya suman 70 sobre un total de 80 muertes confirmadas, dijo el doctor Moaiya Hassanain.
Israel presentó tres grandes exigencias: fin de los ataques con cohetes, supervisión internacional de cualquier acuerdo de tregua e impedir que Hamas se rearme. Hamas exige por su parte el cese de la “agresión” israelí y la reapertura de los pasos fronterizos entre Gaza e Israel, vitales para la región.
Un vocero del brazo militar de Hamas dijo por su parte que los combatientes del grupo esperarán a los soldados israelíes “en cada calle y cada pasadizo” de Gaza. La ofensiva israelí generó indignación en el mundo árabe y musulmán. Mauritania, uno de los tres países árabes que tiene relaciones con Israel, retiró ayer a su embajador en protesta. (Télam y AFP-NA)