Israelíes y palestinos aceptan nueva tregua

Mientras los bombardeos israelíes contra la Franja de Gaza continuaban provocando muertos y heridos, el gobierno egipcio propuso ayer una nueva tregua de 72 horas para reabrir un diálogo en El Cairo, que fue aceptada por Israel y las autoridades palestinas.
La tregua, que no fue confirmada oficialmente, inició en la primera hora de hoy, según adelantaron el diario israelí Haaretz y la agencia de noticias palestina Maan, citando a funcionarios de ambos gobiernos.
Según esa misma información, la delegación de negociadores israelíes recién viajará hoy a El Cairo para reiniciar la discusión sobre un cese de fuego definitivo, una vez que Tel Aviv compruebe que Hamas y el resto de las milicias palestinas cumplen con la nueva tregua y cesan el lanzamiento de cohetes contra su territorio.
A la mañana, antes de entrar a su reunión ministerial semanal, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, adelantó ante la prensa que “Israel no negociará bajo fuego”, en referencia a las decenas de cohetes que el movimiento Hamas y otras milicias palestinas lanzaron contra territorio israelí desde el final de la última tregua, el viernes pasado.
Anoche, después que trascendiera la posibilidad de una nueva tregua, Netanyahu reiteró que no negociarán mientras continúen los ataques de Hamas y que están “determinados a alcanzar los objetivos de la ofensiva: restaurar una calma a largo plazo para los habitantes de Israel”.

Nuevos bombardeos.
El viernes, pese a frenéticas negociaciones que incluyeron a negociadores israelíes, palestinos, egipcios, pero también norteamericanos y europeos, Israel y la dirigencia palestina no lograron acordar una extensión de la tregua de 72 horas aprobada la semana pasada.
Desde entonces, Israel volvió a bombardear la Franja de Gaza y las milicias palestinas a lanzar cohetes contra el territorio vecino. Sin embargo, los ataques no han alcanzado el nivel dramático de las últimas semanas.

1.402 civiles.
Desde que comenzó la ofensiva israelí contra Gaza, el 8 de julio pasado, al menos 1.948 palestinos murieron, entre ellos 1.402 civiles y cerca de 10.000 resultaron heridos. En total, 456 niños fallecieron en los ataques, según cifras difundidas hoy por la ONU.
Del lado israelí, 64 soldados murieron en combates dentro de la franja y tres civiles, entre ellos un trabajador tailandés, fallecieron por los lanzamientos de cohetes palestinos.
Además, cerca de 12.000 casas palestinas fueron completa o parcialmente destruidas en el mes de bombardeos y, según ya adelantó la agencia de la ONU para los refugiados palestinos, la Unrwa, la reconstrucción costará más de 400 millones de dólares y requerirá el levantamiento del bloqueo militar israelí.

Estancadas.
Pese a la dramática situación humanitaria que denuncia la ONU en Gaza, las negociaciones para alcanzar un cese de fuego definitivo parecen estar estancadas.
Mientras fuentes oficiales palestinas confirmaron a los medios locales que aceptan la tregua de 72 horas propuesta por El Cairo, siguen sosteniendo que un cese de fuego definitivo debe incluir garantías de que Israel levantará el bloqueo militar que desde hace siete años asfixia la vida en la Franja de Gaza.
Aún tras el fracaso de las negociaciones el viernes pasado, la delegación de negociadores palestinos, que incluye a Hamas y a representantes del presidente Mahmud Abbas, no se fue de El Cairo y ya adelantaron que se quedarán allí e, incluso, participarán hoy de la reunión de emergencia de la Liga Arabe.

Tensión.
Pero mientras la esperanza renace ante la posibilidad de una nueva tregua que marque el fin de los bombardeos en Gaza, la tensión sigue escalando en el otro territorio palestino, Cisjordania.
Soldados israelíes irrumpieron ayer en un campo de refugiados cerca de la ciudad de Hebron y mataron a tiros a un niño de 11 años, según informó la familia de la víctima y confirmó el gobierno palestino, según la agencia de noticias local Maan.

Ocupación.
Israel ocupa militarmente Cisjordania desde hace 47 años y, por eso, reprimió inmediatamente todas las manifestaciones convocadas en repudio a los bombardeos y las masacres en Gaza.

Orquesta de paz.
A los pies del puente Alsina, en el barrio porteño de Nueva Pompeya, el músico argentino-israelí Daniel Barenboim dirigió un concierto para unas diez mil personas al frente de la orquesta de músicos israelíes y palestinos Divan Este-Oeste. Barenboim destacó las “identidades múltiples” que pueden convivir en Argentina y sostuvo: “Me fui a los 9 años del país pero algo de lo que me dio me quedó para siempre”.
En la última de sus presentaciones porteñas destacó las “identidades múltiples que pueden convivir en Argentina” y celebró que “se puede ser polaco, judío, sirio, alemán, libanés, turco y no por eso menos argentino”. (Télam)