John Kerry desató la ira de Israel

EL NORTEAMERICANO ABOGO POR DOS ESTADOS, UNO ISRAELI Y OTRO PALESTINO

A menos de un mes de dejar el cargo, el secretario de Estado de Barack Obama, John Kerry, instó a líderes de Israel y de Palestina a que no abandonen la solución de dos Estados en 2017, cuando se cumplirán 50 años de la ocupación militar israelí, y terminó de desatar la ira del gobierno liderado por Benjamin Netanyahu tras años de tensión.
Kerry propuso seis principios para alcanzar un acuerdo de paz definitivo y explicó que éste debe “proveer fronteras seguras e internacionalmente reconocidas entre Israel y Palestina, la retirada de Israel de los territorios ocupados y el reconocimiento del Estado de Israel”.
Además debe “proveer una solución real, estable y duradera para los refugiados palestinos, una solución integral, que reconozca su sufrimiento e incluya una compensación”; y al mismo tiempo “una solución acordada sobre Jerusalén” con “acceso irrestricto” a los lugares sagrados.
“Los temas de fondo del conflicto pueden ser resueltos, si existe liderazgo en ambos lados”, concluyó Kerry.
El presidente palestino, Mahmud Abbas, dio la bienvenida al discurso de Kerry, según anunció el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina, Saeb Erekat.
“Abbas escuchó con gran interés el discurso del secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, en el que éste subrayó su compromiso con una paz justa como opción estratégica”, señaló Erekat.
El mandatario palestino está convencido de la posibilidad de alcanzar “una solución justa, completa y duradera en base a la iniciativa de paz árabe si se garantiza el fin completo de la ocupación y el establecimiento del Estado independiente de Palestina en las fronteras de 1967, con su capital en Jerusalén Este, viviendo en paz y seguridad al lado de Israel”, agregó el líder de la OLP.

Relación tensa.
En cambio, el gobierno israelí, el mismo que mantuvo una relación tensa y hasta distante con Obama durante sus dos mandatos, reaccionó sin disimular su enojo con el gobierno saliente de Estados Unidos.
“Durante cerca de una hora, Kerry habló de forma obsesiva sobre los asentamientos y apenas tocó las raíces del conflicto: la oposición palestina a un Estado judío cualquiera que sean sus fronteras”, sentenció el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en referencia a las colonias israelíes construidas en territorio palestino ocupado y consideradas por la comunidad internacional como ilegales.
“Tal y como lo fue la resolución en el Consejo de Seguridad que Kerry promovió, su discurso ha sido sesgado contra Israel”, sentenció Netanyahu, al recordar el texto aprobado por el órgano de la ONU, en el que se condenaron los asentamientos por considerarlos un obstáculo crucial a la solución de dos Estados. (Télam)