La historia escondida del niño que emocionó a Messi

Su imagen dio la vuelta al mundo, pero Eyal Gotz, el niño de nueve años que emocionó este viernes a Lionel Messi el “Corazón de Oro” por su acompañamiento para combatir enfermedades pediátricas, tiene una historia conmovedora que merecer ser reflejada, más allá de su particular “fanatismo” por Cristiano Ronaldo, la otra estrella del fútbol actual.

Solidario.
“En mi vida es importante ayudar a los que más lo necesitan, puedo hacerlo y me siento feliz de ayudar al mayor número de gente posible”, fueron las palabras de Messi, en un gesto que realzó su costado solidario y que lo emocionó junto al pequeño Eyal.

Enfermedad.
A los dos años de edad, Eyal fue diagnosticado con histiocitosis de células de Langerhans, un cáncer que sufren uno de cada 200.000 chicos y está catalogado como una enfermedad rara, aunque generalmente no produce muerte, ya que tiene muchos tratamientos posibles.
Por esa razón, día a día está en el hospital “San Juan de Dios”, en Barcelona, que cumple una función similar a la del Garrahan en Buenos Aires, atendiendo los casos pediátricos más demandantes. Allí lo acompaña siempre su papá Fernando Gotz, marplatense de nacimiento, y que en 2001 llegó a España para asentarse en la pequeña ciudad de Casteldefels, la misma donde vive la mayoría de los futbolistas del Barcelona, entre ellos Messi.”Fue todo muy rápido, porque el lunes me llamaron para convocar a Eyal a este evento. Menos mal que fue así porque sino no hubiese dormido nada”, contó Fernando, en una entrevista telefónica con NA.

Futbolero.
“Eyal es muy futbolero, juega en el Sporting Gavá, está todo el día en el hospital con la pelota, lo conocen así. Entonces cada vez que hay un evento relacionado al fútbol, saben que pueden contar con él”, agregó su papá. Pero no fue hasta el miércoles por la noche que Eyal se enteró que iba a formar parte de la entrega de la cuarta Bota de Oro para Messi, por haber sido el goleador de la temporada 2016/17 de las Ligas europeas. “Lo aguanté hasta el miércoles a la noche, para que no se agrande mucho en el colegio”, recordó el papá, que reveló una anécdota muy particular sobre su hijo.
“La verdad que en la última etapa está muy fana de Cristiano Ronaldo, porque tenemos un amigo madridista que le está comiendo la cabeza. Así que hoy un poco lo tuve que contener para que no se mande ninguna”, confesó entre risas.