La sonda Phoenix llegó a Marte

Tras un viaje de nueve meses, la sonda estadounidense ‘Phoenix Mars Lander’, proyecto de 420 millones de dólares de la NASA, se preparaba ayer para tomar una muestra del hielo del permafrost ártico de Marte para analizar signos de vida en su superficie.
Luego de su viaje de 679 millones de km desde que partió en agosto de 2007, y tras ingresar a 21.000 km/h a la alta atmósfera de Marte protegida por su escudo térmico, Phoenix desplegará un paracaídas supersónico para disminuir su velocidad. A continuación la sonda encenderá cohetes propulsores que le permitirán posarse con suavidad sobre sus tres pies, en la región de Vastitas Borealis, llano circumpolar libre de piedras que correspondería en latitud, en la Tierra, al norte de Canadá.

Contacto.
Un minuto después de confirmar su arribo, la radio quedará silenciosa por 20 minutos para ahorrar baterías antes de desplegar las dos antenas solares. Las primeras imágenes llegarán a la Tierra dos horas después.
Los científicos aguardan con ansiedad la llegada a Marte de Phoenix que se convertirá en la primera nave espacial en posarse sobre la superficie ártica de Marte y perforar el hielo de su suelo polar, donde las temperaturas van de menos 73ºC a menos 33 grados Celsius, usando instrumentos científicos para analizar las muestras. La sonda viene a complementar la tarea de los robots Spirit y Opportunity, que se posaron en enero de 2004 y desde entonces exploran el suelo rojo. La NASA investiga si el ártico marciano ha tenido alguna vez condiciones favorables para la vida microbiológica. Desde el comienzo de la exploración en la década de 1960, más del 50% de las misiones fracasaron en sus intentos de posarse en Marte (AFP-NA)