“La vida es un eterno batallar”

El presidente Raúl Castro afirmó ayer que la revolución cubana está "más fuerte que nunca" pese al "odio enfermizo y vengativo" de Estados Unidos, al hablar en el acto central de conmemoración del 50mo. aniversario del triunfo revolucionario.
"Hoy la revolución es más fuerte que nunca y jamás ha cedido un milímetro en sus principios ni en los momentos más difíciles", dijo Castro en su discurso pronunciado en Santiago de Cuba. "No cambia en lo más mínimo esa verdad que algunos pocos se cansen y hasta renieguen de su historia, olvidándose de que la vida es un eterno batallar", señaló el mandatario.
El líder de la gran gesta cubana, Fidel Castro, estuvo ausente en los actos centrales, pero saludó al "heroico" pueblo cubano con motivo de la celebración. "Al cumplirse dentro de pocas horas el 50 Aniversario del Triunfo, felicito a nuestro pueblo heroico", fue el breve mensaje del ex mandatario que la prensa publicó ayer en primera plana.
Raúl Castro, vestido con su uniforme de general de cuatro estrellas, expresó que la "victoria" revolucionaria es "doblemente meritoria" porque fue lograda "a pesar del odio enfermizo y vengativo del poderoso vecino", Estados Unidos. "Una tras otra, todas las administraciones norteamericanas no han cesado de intentar forzar un cambio de régimen en Cuba, empleando una u otra vía, con mayor o menor agresividad", señaló.
Sin embargo, advirtió, Cuba no está "sola frente al imperio en este lado del océano", mientras pronosticó que "los próximos 50 años" también serán de "permanente lucha". Castro marcó entonces la necesidad de "preparar a las nuevas generaciones para asumir la enorme responsabilidad de continuar adelante con el proceso revolucionario" en Cuba.

Dirigentes.
También hizo referencia a su hermano Fidel al mencionar el peligro de que el país "pueda autodestruirse por sí mismo" por la corrupción y la "doble moral", que las autoridades cubanas han reconocido como problemas preocupantes. Evitar la autodestrucción "exige de los dirigentes del mañana que no olviden nunca que ésta es la revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes", enfatizó Raúl Castro. En su discurso llamó también con vehemencia a la "unidad" del país porque "la desunión fue causa fundamental de nuestras derrotas" a lo largo de la historia.
En nombre de la generación histórica de la revolución, que encabeza su hermano Fidel de 82 años, enfermo hace dos y medio, Raúl instó a los "dirigentes del mañana" a no reblandecerse "con los cantos de sirenas del enemigo, y tengan conciencia de que por su esencia nunca dejará de ser agresivo, dominante y traicionero". "Que no se aparten jamás de nuestros obreros, campesinos y el resto del pueblo, que la militancia impida que destruyan al Partido, aprendamos de la historia. Si actúan así, contarán siempre con el apoyo del pueblo", aseguró.

Morales y Chávez.
En tanto, varios presidentes hicieron llegar sus felicitaciones al pueblo cubano. Entre ellos, el presidente boliviano, Evo Morales, saludó ayer la liberación de Cuba del "imperio norteamericano" a los 50 años de su revolución, y dijo que ésta se constituye en el eje de la liberación de los pueblos del mundo. El presidente de Bolivia declaró que Cuba no está sola en su proceso de liberación sino que ahora son varios pueblos que quieren emular su victoria. "Hace 50 años el pueblo cubano se libera del imperio norteamericano, por tanto Cuba, su pueblo y sus comandantes son símbolo de la liberación de los pueblos del mundo", afirmó.
Por su parte, Hugo Chávez afirmó que los venezolanos están dispuestos a morir por defender a la Revolución cubana ante cualquier ataque por parte del imperio capitalista. "Los venezolanos por Cuba lloramos y por Cuba estamos dispuestos a morir peleando, si hubiera que morir por la Cuba revolucionaria", sentenció el mandatario. (Télam y AFP-NA)