Le salvó la vida cuando era un bebé y ahora son compañeros de trabajo

Esta historia conmovió a todo un hospital de niños en Estados Unidos. Es entre una enfermera y un médico. Ella se encargó de cuidar a un bebé que había nacido prematuramente a las 28 semanas. 28 años después, ese niño es hoy un médico, que se volvió compañero de trabajo de esa asistente.

El Hospital de Niños de Lucile Packard, en Palo Alto, Estados Unidos, es el escenario cotidiano de esta relación. En 1990, Brandon Seminatore nació en ese hospital, aunque con solo 28 semanas de gestación. El bebé necesitó de muchos cuidados en sus primeras semanas de vida y la joven enfermera Vilma Wong fue quien lo hizo.

Este reencuentro llegó a varios medios de comunicación de Estados Unidos y se volvió viral. Wong, que mantiene su puesto de trabajo, le pidió al joven que se identificara al verlo cerca de las incubadoras, ya que es una zona de acceso restringido y quería saber quién era el médico que había entrado ahí.

Brandon le contó que era residente de pediatría de segundo año y le dio su nombre completo. “Su apellido me resultaba familiar. Seguí preguntándole de dónde era y me dijo que de San José, California, y que fue un bebé prematuro nacido en nuestro hospital. Entonces empecé a sospechar porque me sonaba haber cuidado a un bebé con ese mismo apellido”, relató la enfermera a un medio estadounidense.

Después de una larga charla y atar cabos, la enfermera se dio cuenta que lo conocía. El joven llamó a sus padres para contarle la historia, quienes buscaron en los álbumes de fotos familiares la fotografía que le hizo a su hijo junto a Vilma en 1990. (Fotografía: La Voz)