Liberan a inocente

David McCallum, un neoyorquino de raza negra de 45 años, fue liberado después de pasar 29 años en prisión bajo una acusación falsa.
El hombre tenía 16 años cuando fue arrestado junto a Willie Stuckey (de la misma edad) por el secuestro y asesinato de una joven de 20 años el 20 de octubre de 1985 en Queens.
El cuerpo de la víctima, Nathan Blenner, fue hallado un día después por unos niños en un terreno baldío de Bushwick en Brooklyn.
Luego los adolescentes fueron arrestados y confesaron el crimen. Al año siguiente fueron condenados por asesinato, secuestro y robo a una pena mínima de 25 años que podía ampliarse a cadena perpetua.
“Luego de haber revisado todos los hechos y las circunstancias del caso de McCallum y Stuckey (el fallo se basó completamente en sus confesiones) las condenas no pueden mantenerse”, declaró el fiscal Ken Thompson en un comunicado. Afirmó que sus confesiones eran falsas y pidió a un juez anular las condenas y liberar a McCallum. Stuckey murió en prisión en el 2001.
“Se trata de un momento agridulce, porque estoy caminando solo”, dijo McCallum a los reporteros fuera de la corte.
Desde que Thompson inició sus funciones en enero, un centenar de casos dudosos esperan ser examinados por una unidad especializada. Hasta ahora los trabajos de la unidad de investigación condujeron a anular nueve condenas. Otras 17 fueron consideradas justificadas.

Glenn Ford.
Un hombre que pasó 30 años detenido en el corredor de la muerte en una prisión de Luisiana (sureste de Estados Unidos) fue liberado luego de que un tribunal dejara sin efecto su condena por asesinato.
Glenn Ford, de 64 años de edad, uno de los prisioneros que llevaba más tiempo recluido en el corredor de la muerte de una cárcel estadounidense, fue liberado después de que se obtuviera nueva información que lo absolvía de un asesinato cometido en 1983.
“Mi mente va en todas direcciones, pero se siente bien”, dijo Ford a periodistas en las afueras de la penitenciaria estatal de Luisiana tras ser liberado el martes, según reportó la televisora WAFB, cadena filial de CNN.
“Mis hijos, cuando me marché, eran bebés. Ahora son hombres con hijos”, señaló.
Un juez ordenó que Ford fuera liberado después de que los fiscales pidieran a la corte que lo dejaran en libertad. (AFP-NA)