Los alimentos que guardás en la heladera y no deberías hacerlo

Muchas veces tendemos a guardar alimentos en la heladera que en realidad no deberían estarlo. Las causas pueden ser la falta de espacio suficiente en otro lugar. Sin embargo, hay ciertas comidas que pierden parte de sus propiedades al someterlas a tan baja temperatura.

Si bien mantener frescos los alimentos perecederos hace que duren más tiempo, no todos se benefician y pueden desarrollar una pérdida de sabor:

Tomates

“Pierden todo su sabor en la heladera. El frío hace que se frene el proceso de maduración, que es lo que los hace tan sabrosos, y altera su textura: rompe las membranas en el interior de las paredes de la fruta y la pone harinosa”, explica Aloysa Hourigan, nutricionista, al sitio El Confidencial. La experta informa que nunca deben almacenarse en la heladera y hay que conservarlos a una temperatura superior a los 10 grados.

Pan

No es conveniente que ningún pan se guarde dentro de la heladera. Lo que se consigue es que se seque, pierda sabor y se ponga duro antes de tiempo. Si sobra pan, la mejor opción es congelarlo, siempre dentro de un plástico para que no pierda su humedad.

Papas

Pasa lo mismo que con los tomates. Si deseas mantener su sabor durante más tiempo, no las pongas en la heladera. Si bien el frío puede ayudar a que estén más frescas, cuando trates de cocinarlas no tendrán gusto a nada.

Hourigan afirma que “nunca deben meterse en el interior a temperaturas bajas, la mejor forma de conservarlas, así como las cebollas, es en un lugar fresco y oscuro como el fondo de la despensa”.

Chocolate

Muchas personas suelen almacenar los chocolates dentro de la heladera, sin embargo eso no es lo correcto. El chocolate absorve mucho los olores, por lo que perderá aún más sus cualidades si se pone al frío. Lo mejor es guardarlo en un sitio fresco, y si está envuelto en plástico, mejor.

Ajo

Solo se guarda en la heladera luego de pelarse, antes no.