Los restos de Fidel Castro pasaron por Holguín

La caravana con las cenizas de Fidel Castro llegó ayer a Holguín, su provincia natal, en su trayecto hacia Santiago de Cuba, donde hoy se celebrará un homenaje al histórico líder cubano y mañana se depositarán sus restos en un cementerio.
Al entrar a la ciudad, la comitiva pasó frente a Las Seis Estatuas, el monumento que evoca a seis guerrilleros del Movimiento 26 de Julio fusilados por soldados del Ejército del dictador Fulgencio Batista, al que finalmente derrocó la guerrilla dirigida por Castro a fines de 1958.
Castro nació en Birán, a unos 70 kilómetros de la ciudad de Holguín, en el este de la isla.
Miles de personas esperaron el paso de la caravana, pese al clima sofocante. “Hace mucho calor, pero da igual porque es lo mínimo que podemos hacer por él”, dijo Tatiana Galbán, trabajadora de una fábrica, a la agencia de noticias DPA.
El vehículo con la urna en la que están depositadas las cenizas del líder cubano, quien murió el pasado viernes a los 90 años, inició en la noche del jueves el último tramo de su recorrido desde la plaza Ignacio Agramonte, de Camagüey, donde la caravana pasó la noche, y continuó viaje por la Carretera Central.
Miles de personas se distribuyeron desde primeras horas de la madrugada en las calles del recorrido para despedir al comandante en jefe. Varios lloraron y otros se sacaron fotos con algunos de los veteranos de la Revolución que asistieron al acto.
Durante la noche y gran parte de la madrugada, la plaza Ignacio Agramonte fue escenario de una concentración multitudinaria en la que participaron centenares de personas que velaron los restos de Castro, entre ellos jóvenes que cantaron consignas revolucionarias.
El viaje que inició la comitiva fúnebre el pasado martes desde La Habana es el mismo, pero en sentido inverso, al que recorrió del 2 al 8 de enero de 1959 Fidel Castro y un millar de “barbudos”, como se conocen a los rebeldes que derrocaron a Batista para llegar al gobierno.
La comitiva pasó ayer por Guámaro, Las Tunas, Buenaventura y Holguín, y desde ésta siguió viaje hacia Bayamo.

Maradona.
Diego Maradona arribó ayer a Cuba para participar de los funerales de Fidel y expresó que llegaba “para despedir a mi segundo padre”.
“Se fue un grande, no tengan dudas. Fidel deja una herencia clara y bella que no podemos traicionar. Quien supone que su muerte debilita a Cuba, se equivoca”, sostuvo el astro del fútbol mundial. (Télam)