Lula declaró ante el juez Moro

EL EX PRESIDENTE DE BRASIL NEGO LOS SOBORNOS Y PIDIO IMPARCIALIDAD

El ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva negó haber recibido sobornos de la constructora Odebrecht y cuestionó la “imparcialidad” del juez Sérgio Moro y el equipo de fiscales de la Operación Lava Jato que lo acusan por corrupción, durante una declaración de dos horas en el juicio que se le sigue por corrupción.
Además, Lula dijo que siente “pena y no rabia” hacia su detenido ex ministro de Hacienda Antonio Palocci, en negociaciones para una delación premiada y a quien calificó como “calculador, frío y simulador”.
Palocci, condenado a 12 años de cárcel, declaró la semana pasada en este caso y dijo que Lula tenía un “pacto de sangre” con Odebrecht.
El ex mandatario, que gobernó Brasil entre 2003 y 2010, está acusado por el Ministerio Público Federal de la sureña ciudad de Curitiba de haber tenido a disposición un terreno en Sao Paulo para montar una nueva sede del Instituto Lula -en el que realizada actividades políticas y debates- como parte de un acuerdo con Odebrecht a cambio de ocho contratos de la gigante de la construcción con la estatal Petrobras.
Lula ya fue condenado por Moro el mes pasado a nueve años y medio de prisión por corrupción pasiva al encontrarlo culpable de recibir un apartamento en la playa de Guarujá de la constructora OAS.
“La fiscalía no logró vincular a Lula con cualquier ilícito de estos ocho contratos con Petrobras”, dijo el defensor del líder del Partido de los Trabajadores (PT), Cristiano Zanin Martins.
Lula se negó a responder varias preguntas sobre el caso, que involucra también el alquiler de un
departamento ubicado al lado de su residencia, en Sao Bernardo do Campo, en el Gran San Pablo.
“El Ministerio Público de la Lava Jato está en un camino difícil, buscando a alguien para penalizarme. Hay una caza de brujas”, se quejó Lula en su declaración ante Moro.
Movimientos sociales realizaron ayer a la tarde un acto de apoyo al ex presidente en Curitiba, con una participación de más de 5.000 personas.
Por otra parte, frente al Museo Niemeyer, un emblema de la ciudad capital del estado de Paraná, unos 30 manifestantes a favor de Moro y de la Policía Federal pidieron la detención de Lula exhibiendo un muñeco inflable de ocho metros de altura del juez de la Lava Jato vestido de superhéroe.

Acusaciones.
“Palocci vino a mentir aquí en contra de mi para reducir su pena y recuperar su dinero que está bloqueado. Lamento porque Palocci es un gran cuadro político que hizo mucho por Brasil. Se prestó a un servicio pequeño, inventar mentiras para involucrar a alguien que no cometió crímenes. Imagino a la madre de Palocci, fundadora del PT”, dijo Lula.
El terreno en cuestión, según Lula, había sido puesto como posible espacio para un Memorial de la Democracia y no como sede de su centro político.
Lula, en parte de su testimonio, recordó a Moro sobre el caso del abogado de Odebrecht Rodrigo Tacla Durán, residente en España, quien denunció al juez haberlo contactado para firmar una acuerdo por fuera de la ley.
También acusó a Moro de “basarse en el diario O Globo para dictar sentencia”, por lo que recomendó “leer otros diarios”, provocando una de las varias discusiones de la audiencia.
Lula, al final de su declaración, le preguntó a Moro si le podría decir a sus hijos y nietos si podría tener un juicio imparcial.
Si esa sentencia es confirmada antes del registro electoral de 2018, el ex presidente y líder del PT será inhabilitado para competir en las elecciones generales previstas para el próximo año, para las cuales es favorito según todos los sondeos. (Télam)