Maduro amenazó con cerrar Parlamento

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, advirtió ayer que “es cuestión de tiempo para que desaparezca” el parlamento, que con su mayoría opositora vetó más tarde un polémico decreto del Ejecutivo, mientras el líder opositor Henrique Capriles afirmó que “está llegando la hora de que la Fuerza Armada decida si está con la Constitución o con Maduro”.
En una jornada de inusual tensión verbal, el mandatario dijo además que hay planes para convertir las protestas callejeras en “eventos insurreccionales y violentos” y que el gobierno no está obligado a llamar a un referendo revocatorio de su mandato.
En tanto, Capriles replicó que la consulta se efectuará este año, “le guste o no” a Maduro, y que la oposición se manifestará hoy en las calles pese al estado de sitio decretado el viernes por el jefe del Estado.
“La Asamblea Nacional (parlamento unicameral) perdió vigencia política, es cuestión de tiempo para que desaparezca, está desconectada de los intereses nacionales”, señaló Maduro en conferencia de prensa en el palacio presidencial de Miraflores.
A comienzos de abril pasado, el gobierno divulgó una iniciativa del abogado constitucionalista ultrachavista Herman Escarrá destinada a acortar a 60 días el mandato de los diputados, que según la carta magna es de cinco años.

Veto.
Maduro justificó su amenaza en la presunción de que la Asamblea, en uso de sus facultades constitucionales, vetaría -como efectivamente lo hizo unas horas después- su decreto del viernes pasado mediante el cual prorrogó por otros 60 días la emergencia económica y declaró el estado de excepción (sitio) en todo el país.
“Estoy seguro de que va a negar el decreto porque quiere acabar con la vida económica del país; yo no espero nada bueno de la Asamblea Nacional y creo que ningún venezolano espera nada bueno de esa Asamblea”, dijo el mandatario.
La Asamblea ya había vetado los decretos a través de los cuales Maduro declaró la emergencia económica, en enero pasado, y la prorrogó, en marzo. Sin embargo, esas medidas se mantuvieron en vigencia por disposición del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), controlado por el chavismo.
La mayoría opositora en la Asamblea explicó en una declaración, también aprobada ayer, que vetó el decreto por considerarlo inconstitucional. Capriles, en otra rueda de prensa anterior a la votación en el parlamento, sostuvo que “ese decreto viola tratados internacionales”. (Télam)