Maduro denunció nuevo ataque

GUAIDO AMENAZO CON SOLICITAR LA INTERVENCION MILITAR AL PAIS

Apoyado por una masiva movilización chavista, el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, denunció ayer un “nuevo ataque masivo” al sistema eléctrico nacional a través de mecanismos de alta tecnología que dejó sin luz a gran parte del país. Acusó, además, la complicidad de “infiltrados” internos en la empresa estatal de energía. La oposición, encabezada por el autoproclamado presidente Juan Guaidó, también salió a la calle y amenazó con pedir la intervención militar en Venezuela.
El oficialismo y el antichavismo volvieron a pulsear en las calles de Caracas y otras ciudades de Venezuela, mientras se produjo un nuevo corte de energía en parte de la capital y varios estados en los que ya se había restituido el servicio eléctrico, luego de la falla del pasado jueves en la principal hidroeléctrica del país, que dejó sin luz a casi todo el territorio.
El Gobierno de Maduro afirmó que fue un ataque cibernético al Sistema de Control Automatizado de Regulación y una “guerra eléctrica” en la que fue saboteada la generación en la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, en la represa de Guri, el principal proveedor de energía del país. Por su parte, Guaidó negó que el apagón se debiera a un sabotaje externo y responsabiliza al Gobierno de la situación.

“Infiltrados”.
En escenario, el presidente venezolano se refirió por primera sobre la problemática donde aseguró que el país fue víctima de “un nuevo ataque masivo” a manos de “infiltrados”. En horas de la mañana de este sábado el Gobierno venezolano había logrado la reconexión eléctrica en el 70 por ciento del país, tras los sabotajes del jueves y el viernes, cuando otra agresión masiva de carácter cibernética produjo un nuevo apagón, explicó el mandatario.
Se trata de “tecnología de alto nivel que solo tiene el Gobierno de Estados Unidos (EE.UU.) (…) producen ataques electromagnéticos contra las lineas de transmisión” e interrumpen sucesivamente el proceso para reconectar las distintas estaciones, advirtió, al mismo tiempo que aseguró que los “saboteadores” serán “descubiertos y castigados”.
Esta serie de ataques consecutivos buscan generar un escenario de inestabilidad política y social en una “guerra de desgaste”, indicó Nicolás Maduro, quien aseveró que esta es la ofensiva eléctrica “más grande que un país de América Latina haya recibido”.

Marchas.
Desde las 9 de la mañana, el pueblo bolivariano se movilizó en la capital venezolana, a raíz del Día del Antiimperialismo Bolivariano y en rechazo al reciente sabotaje eléctrico que mantuvo por más de 24 horas al país sumido en un apagón general. A su vez, la convocatoria fue una demostración de apoyo hacia el Gobierno de Nicolás Maduro.
Por su parte, la oposición salió a la calle al ser convocada por Guaidó, quien llamó a marchar “con más fuerza que nunca” y achacó el apagón a la “ineficiencia” y “corrupción” del Gobierno. En un tuit publicado este sábado prometió que aquellos que “creen que van a meternos miedo” se van a llevar “una sorpresa de pueblo y de calle”.

Intervención.
En esa misma jornada, el autoproclamado “presidente encargado”, Juan Guaidó, vaticinó que seguirá actuando de conformidad con la Constitución nacional y no ha descartado la aplicación del artículo 187 “cuando llegue el momento”. Dicho artículo establece en su numeral 11 que le corresponde a la Asamblea Nacional “autorizar el empleo de misiones militares venezolanas en el exterior o extranjeras en el país”.
El Gobierno de Maduro ya ha expresado temores sobre una posible intervención militar extranjera con el fin de derrocarlo. En ese sentido, el propio Maduro calificó de “show” político los intentos de ingresar la ayuda humanitaria de EE.UU., que tildó de “falsa”, mientras la vicepresidenta Delcy Rodríguez afirmó que aquel “show” de la oposición con apoyo de EE.UU. y sus aliados regionales buscaba “justificar una intervención militar en Venezuela”. (Telesurtv.net / RT.com)