Maduro rechazó el ultimátum

EL PRESIDENTE DE VENEZUELA LE RESPONDIO A EUROPA

El presidente Nicolás Maduro reiteró su rechazo al ultimátum que intentaron imponerle una serie de gobiernos europeos a los que consideró mansos seguidores del gobierno de Donald Trump. En ese contexto, el mandatario venezolano indicó que continuará bregando por el diálogo como único camino para garantizar la paz y, en ese contexto, anunció el inicio de una campaña nacional de recolección de 10 millones de firmas que serán entregadas en la Casa Blanca para expresar su “rechazo a la intervención y para que se escuche la voz de Venezuela”. Mientras tanto, el autoproclamado Juan Guaidó sigue apostando a su gestión virtual y desde su cuenta de Twitter dijo trabaja para concretar, sin fecha aún, el arribo de la mentada ayuda humanitaria a pesar de que la Cruz Roja Internacional negó una vez más su participación en esa operación sin que medie la aprobación del gobierno de Maduro.
Las gestiones del gobierno bolivariano se desarrollan en varios niveles. Apuesta a la mesa de diálogo que implementan México y Uruguay. De hecho Maduro se refirió a esa posibilidad y hasta la consideró auspiciosa. Eso sí, el mandatario no confirmó aún la participación efectiva de una delegación del gobierno venezolano. Sin duda, está a la espera de la decisión de la oposición que por estos días se muestra unida pero hacia su interior existen ciertas grietas en cuanto a la estrategia inflexible que desarrolla Guaidó.
Hasta ahora el diputado se negó a cualquier posibilidad de entablar un contacto oficial con el gobierno para salir de la crisis que él provocó. En caso de ser parte de algunas de las ofertas que están en la mesa sería para Guaidó un fracaso y una caída fuerte entre sus adeptos que, como expresaron en la marcha del sábado pasado, no quieren saber nada con el chavismo y ni siquiera respaldan la amnistía que el legislador ofrece a funcionarios del gobierno de Maduro.
El otro nivel al que apuesta el gobierno venezolano es el del Vaticano. El papa Francisco ya tiene la carta que le remitió Maduro y se especula que las gestiones diplomáticas ya comenzaron aunque por ahora alejadas de las coberturas mediáticas y de las reuniones públicas. En este caso Guaidó también la tiene complicada porque sus seguidores, a pesar de reivindicarse católicos, repudian al Papa por no haberse plegado a sus maniobras destituyentes.

Denuncia.
El lunes Maduro anunció una nueva actividad que se enmarca en la denuncia por la agresión que representa tanto el bloqueo como las amenazas de invasión que llegan desde el gobierno de Trump. Por caso, el presidente constitucional anunció que desde este miércoles comenzará una recolección de firmas que se realizarán en las plazas Bolívar de todo el país. Maduro quiere recoger 10 millones de firmas para entregar en la Casa Blanca con el mensaje de cese de las amenazas. “Las entregaremos junto al pueblo norteamericano”, dijo Maduro.
Si bien el presidente constitucional continuó con su prédica a favor del diálogo y la paz, no olvidó en ningún momento rechazar la amenaza de una invasión norteamericana que entusiasma a la oposición. “En Venezuela no va a haber guerra, ni intervención militar”, dijo y agregó que esto “no quiere decir que no nos preparemos para defender nuestra tierra, que es sagrada. ¿Cómo se evita una guerra? Con la diplomacia de paz y la opinión pública mundial”.
Por otra parte, y en referencia a la decisión de gobiernos europeos de reconocer al diputado autoproclamado, el presidente venezolano señaló como uno de los responsables de esa decisión es el titular del gobierno español, Pedro Sánchez, a quien le achacó haber cometido un error al apoyar el golpe de Estado.
En tanto, Guaidó pasó buena parte de la jornada escribiendo tuits de agradecimiento a los gobiernos europeos que lo reconocieron como el presidente autoproclamado o encargado.
(Pagina12.com)

Papa podría ser mediador
De regreso a Roma, después de tres días de visita a los Emiratos Árabes Unidos (EAU), el papa Francisco admitió la posibilidad de que el Vaticano contribuya al diálogo en Venezuela, pero advirtió que “para que se haga una mediación, se necesita la voluntad de ambas partes”. Jorge Bergoglio habló del tema con los periodistas que lo acompañaron en el avión en su regreso a Roma desde Abu Dabi.
Francisco admitió que él conocía la existencia de la carta de Maduro antes de partir el domingo hacia la península arábiga, peso a lo cual aún no tomó contacto con el texto de la misma.
Según lo consignan los corresponsales que formaron parte la comitiva papal el pontífice dijo, en respuesta a una pregunta específica sobre el tema que “en general hay pequeños pasos, el último es una mediación; son pequeños pasos iniciales, facilitadores, pero no solo por parte del Vaticano, sino de toda la diplomacia, acercarse a uno y al otro para poner en marcha posibilidades de diálogo. Así funciona en la diplomacia”.
Ahora el Papa se mostró dispuesto a la posibilidad de la mediación. “Veremos qué se puede hacer” dijo, para insistir de inmediato en que “para que se haga una mediación, se necesita la voluntad de ambas partes”. Hasta el momento se desconoce la reacción Juan Guaidó, el autoproclamado “presidente encargado” de Venezuela. Tampoco hubo declaraciones al respecto de miembros del equipo que secunda a Guaidó.
Se sabe que, aún antes de la nota de Maduro, el Vaticano siempre estuvo activo en la búsqueda de alternativas diplomáticas para la difícil situación venezolana y desde Panamá, unas semanas atrás, el mismo Francisco hizo un llamado al diálogo.