Mantienen “intensas” negociaciones

A UN MES DEL PLAZO PARA SELLAR ACUERDO SOBRE PROGRAMA NUCLEAR DE IRAN

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y su par iraní, Mohammed Yavad Zarif, mantuvieron ayer en Ginebra “intensas” negociaciones, pero las divergencias continúan a un mes de la fecha limite para sellar un acuerdo que permita a Irán seguir desarrollando su programa nuclear, aunque con límites establecidos por las potencias, a cambio del levantamiento de las sanciones económicas que estancan su economía.
“Kerry y Zarif no lograron aplacar las divergencias para permitir el avance en las negociaciones nucleares”, declaró Abbas Araghchi, el vicecanciller de Irán, citado por la agencia de noticias EFE.
Las negociaciones sobre programa nuclear iraní proseguirán a nivel técnico la próxima semana en Viena, anunció Araghchi.

Encuentro.
Kerry y Zarif mantuvieron un encuentro a solas y después una reunión con los principales negociadores de ambas partes, la secretaria de Estado adjunta Wendy Sherman y el secretario de Energía, Ernest Moniz, por parte de EE.UU., y Araghchi por el lado iraní.Esta era la primera vez que ambos jefes de la diplomacia se reunían desde que se alcanzó un histórico acuerdo preliminar el 2 de abril.
La directora política de la Unión Europea (UE), Helga Schmid, y principal negociadora del bloque también intervino en la cita.
Fuentes estadounidenses dijeron que el diálogo de ayer fue “meticuloso y completo”.
En las últimas semanas, negociadores técnicos se reunieron en Viena, mientras, según fuentes diplomáticas, se avanzaba en la redacción de un acuerdo político y de tres anexos técnicos.

Limitaciones.
El documento consensuado en abril contiene numerosas limitaciones cuantitativas, cualitativas y temporales al programa nuclear iraní, pero también incentivos económicos y políticos para el país en caso de que cumpla lo acordado.
Tras ese acuerdo preliminar, las partes -los cinco países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU (China, Francia, Reino Unido, Estados Unidos y Rusia) más Alemania e Irán- se dieron plazo hasta el 30 de junio para pulir los aspectos más técnicos y, sobre todo, solventar los puntos que aún no se habían resuelto o en los que había distintas interpretaciones.
Estados Unidos dejo en claro que no quiere extender el plazo, aunque tanto Irán como Francia dieron a entender que, si se está cerca de un acuerdo, las negociaciones podrían ampliarse hasta entrado julio.

Controles y sanciones.
Dos escollos principales frenan el avance: en qué medida se van a permitir los controles sorpresa a las instalaciones nucleares iraníes y cómo y cuándo se van a levantar las sanciones impuestas por Occidente a la República Islámica.
El aspecto del que más recela Teherán es tener que abrir totalmente el país a la inspección y verificación de los inspectores del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).
El ayatollah Ali Jamenei, máximo líder de la República Islámica, dejó claro que su país no aceptará las inspección de instalaciones militares ni entrevistas con sus científicos.
Araghchi confirmó ayer, en declaraciones al inicio de las conversaciones, que éste era el principal escollo.
Por otra parte, el acuerdo marco estableció que las sanciones internacionales -tanto las impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU como las de Estados Unidos y la UE- se levantarían paulatinamente conforme se comprobase el cumplimiento por Irán de lo pactado.
Sin embargo, Teherán insiste en el principio de la simultaneidad, es decir, que ambas partes cumplan al mismo tiempo los compromisos acordados y que las medidas punitivas -nucleares, económicas y financieras- se levanten en cuanto se implemente el acuerdo. (Télam)